Nueva aplicación para concienciar a los jóvenes sobre los efectos de las drogas


La Fundación Salud y Comunidad, dentro del programa En Plenas Facultades (EPF), ha lanzado una nueva aplicación gratuita para móviles Android, cuyo objetivo es concienciar sobre los riesgos asociados al uso, abuso y mezcla de sustancias psicoactivas.

La aplicación, denominada Run4Fun EPF, consiste en un entretenido juego dirigido a jóvenes universitarios, y consiste en un personaje que recorre diferentes estancias (una universidad, la ciudad, una discoteca…) con la posibilidad de ingerir sustancias psicoactivas (alcohol, cannabis, cocaína, éxtasis…), así como elementos oponentes, es decir, alimentos o acciones que contrarrestan los riesgos de su consumo: comida, hidratación y descanso, a través de un formato de juego platform runner.

Las sustancias psicoactivas se incorporan como power ups o "poderes especiales", de tal manera que cada vez que el personaje las "consume" aparece un mensaje de alerta sobre la sustancia que se acaba de consumir y os cambios que se producen en los parámetros corporales (presión arterial, temperatura corporal y ritmo cardíaco), así como las consecuencias en el rendimiento académico y en la actividad personal.

La aplicación, desarrollada por estudiantes universitarios del Máster de Multimedia de la Salle (Universidad Ramón Llull) y creada por MyC Games, pretende mostrar las diferentes posibilidades y elecciones que tienen a su disposición los jóvenes, así como concienciar sobre los efectos del consumo de sustancias en esta franja de edad.

Fuente: En plenas facultades

--
Jaume Guinot
Psicòleg col·legiat 17674

625 659 811  - Atenció 24h info@psicologiagranollers.com
Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adults - Teràpia de parella  Psicopedagogia - Logopèdia - Coaching - Sexologia - Psicologia Forense 

[Web] www.psicologiagranollers.com
[Blog] psicologiagranollers.blogspot.com
[Twitter] @psicogranollers
[Facebook] www.facebook.com/PsicoGranollers

Plaça Arts 10 - 08401 Granollers

Hipnosis: un viaje a lo más íntimo de la mente

Algunos problemas yacen tan enterrados en el inconsciente que son necesarios métodos especiales para extraerlos y curarlos

Actualmente son muchos los médicos psiquiatras y psicólogos que emplean la hipnosis para el tratamiento de diversos problemas de orden psíquico. (Archivo / GFR Media)

"La riqueza de la vida está hecha de recuerdos olvidados", apuntó el poeta Cesare Pavese en sus diarios. Pero ciertos de esos "recuerdos olvidados" se convierten en angustiosos problemas para quien los porta. Y aún algunos de ellos yacen tan enterrados en el inconsciente que son necesarios métodos especiales para extraerlos y curarlos. Uno de estos métodos es la hipnosis clínica.

El padre del psicoanálisis Sigmund Freud fue uno de los pioneros en su empleo, pero lo cierto es que la técnica ya había sido descubierta varios años antes de que el médico vienés se interesara en ella. Concretamente a fines del siglo XVIII el médico alemán Franz Anton Mesmer fue el primero en utilizar la hipnosis con fines clínicos, al punto que las experiencias desarrolladas por él se conocieron para la posteridad como mesmerismo.

El tratamiento de la histeria y concretamente las investigaciones del médico francés Jean Martin Charcot llevaron al uso de la hipnosis para su tratamiento. Freud viajó a París para tomar lecciones con el maestro e incorporó el método.

Actualmente son muchos los médicos psiquiatras y psicólogos que emplean la hipnosis para el tratamiento de diversos problemas de orden psíquico. Las fobias, el estrés postraumático y aún algunas adicciones pueden ser tratadas con el uso de esta disciplina.

En consulta

"La hipnosis es una disciplina, no es una psicoterapia en sí misma, sino que coadyuva con la psicoterapia, especialmente con la cognitivo-comportamental", señaló el médico psiquiatra Guillermo Castro Quintela.

El profesional, que ejerce en el Hospital Británico, emplea la técnica en consulta para algunos casos muy específicos.

La hipnosis, explicó, consiste básicamente en tres fases: un primer estado de relajación profunda, seguido por un estado de sugestión y finalmente un estado de trance. A ello sigue un despertar en el que el sujeto recobra plenamente la conciencia y puede, por ejemplo, trabajar con los recuerdos recuperados.

¿Qué consigue hacer la hipnosis, entonces? "Es fijar la imaginación en un punto determinado. Si todos pensamos durante el día en algo, y de alguna manera todos lo hacemos, nos auto hipnotizamos. Por ejemplo, vamos manejando por la ruta y estamos agarrados del volante, mirando hacia adelante y no vemos nada para el costado, estamos como imaginándonos cosas, es que estamos en un estado semihipnótico", explica Castro Quintela.

El médico explicó que ha utilizado esa técnica, por ejemplo, en casos de pacientes masculinos abusados sexualmente durante su infancia. En estos casos el traumático episodio queda sepultado en el inconsciente, o para decirlo en términos psicoanalíticos, es reprimido. Algo similar ocurre en los casos de estrés postraumático, en aquellas personas que han sido víctimas o testigos de un acto de violencia. En cambio, a juicio del profesional, la técnica no se muestra siempre eficaz en el tratamiento de adicciones.

"En el despertar generalmente recuerdan el episodio y ahí se discute lo que vivió y cómo lo vivió —explica Castro Quintela—. Cuando un paciente tiene un estrés postraumático, por ejemplo una mujer que fue violada, y aparece la escena traumática en la conciencia, cuanto más recuerda los detalles de lo que pasó, más mejora la persona. Porque el psiquismo se defiende de una manera, la cual no es perfecta, tratando de ocultar todo eso. Entonces la persona tiene como amnesia de eso o tiene impotencia sexual, o tiene un alejamiento afectivo de los demás. Cuando le viene el recuerdo y puede vivenciar, el rememorar ayuda en forma paradójica para que la persona al traer todo a la conciencia la ayuda a mejorar radicalmente".

Son varios los mitos que rodean a la hipnosis, pero el que más frecuentemente suena es aquel que afirma que el hipnotizado queda bajo el entero dominio del hipnotizador.

"La persona tiene plena conciencia de lo que se está imaginando, pero el hipnotizador no puede hacer nada contra la voluntad del paciente hipnotizado. El paciente hipnotizado, pongo un caso grosero, si se le dice desnúdese el paciente dice: no, usted está loco (ríe). Es decir, la persona está en completo conocimiento y puede salir del trance rápidamente", argumenta el psiquiatra.

En buena medida estos mitos han crecido en torno al uso de la disciplina en espectáculos artísticos. Ello ha contribuido a quitar el rigor científico que tiene su empleo en la práctica clínica. De hecho, la hipnosis ni siquiera es aplicable a todas las personas, explica el experto consultado. ¿Por qué entonces parece ser tan efectiva cuando se la ve en medio de un show?

En el escenario

Algunos hipnotizadores de shows artísticos son realmente buenos. Dominan la técnica y consiguen rápidos resultados, en función de su espectáculo, claro. Pero siempre dependerá de la habilidad del hipnotizador para captar personas realmente sugestionables entre el público.

"Generalmente en los espectáculos el hipnotizador sabe cuáles son las personas más sugestionables para ser hipnotizados, porque no todo el mundo puede ser hipnotizado. Una persona con trastornos paranoicos no puede ser hipnotizada, un esquizofrénico tampoco, una persona que tiene histeria en cambio sí", señaló el especialista.

Generalmente el showman suele someter a un breve interrogatorio a la persona que seleccionó del público para saber si es o no un sujeto potencial. También algunos signos físicos son tenidos en cuenta por el ojo entrenado del artista, por ejemplo la forma de parpadear, el modo en que coloca sus manos, entre otros indicios. Y mientras la observación ocurre inicia la sugestión y va dando órdenes simples, por ejemplo que levante un brazo y luego el otro.

Otro aspecto rebatido por los científicos es el mentado trance en el que se va hacia "vidas pasadas".

"Eso de las vidas pasadas no es que sea una reencarnación, sino que es la persona con su imaginación quien juega, porque muchas veces los conflictos se representan en forma simbólica, entonces después cuando sale de ese estado de trance se pueden discutir que fue lo que vivió y qué fue lo que vio", explica.

Más allá de los mitos, entonces, la hipnosis se utiliza en forma cotidiana para emprender un viaje a lo más recóndito de la mente en busca de respuestas que se resisten a salir a luz.

Algunos mitos que la ciencia derribó

Son varios los mitos que la investigación científica de la hipnosis ha derribado. Muchas de estas creencias se han convertido en prejuicios, lisa y llanamente, contra una disciplina que, aunque controvertida en el propio mundo académico, es utilizada diariamente por connotados profesionales.

El primero de esos mitos tiene que ver con que la habilidad para experimentar fenómenos hipnóticos se relaciona con un alto nivel de credulidad, o una marcada debilidad mental. Otra falsedad relacionada con la hipnosis es que esta tiene que ver con el sueño, hay hipnosis despierta y especialistas que la han desarrollado ampliamente. El nivel de sugestionabilidad depende más del sujeto que del hipnotizador. Las personas hipnotizadas retienen la capacidad de controlar sus conductas durante todo el tiempo, contrariamente al mito del hipnotizador con poderes absolutos.

El mito de la amnesia poshipnótica es escasamente frecuente. La hipnosis practicada por clínicos e investigadores calificados nunca puede resultar peligrosa para el sujeto. Otro mito es que la hipnosis puede provocar que se vuelvan a experimentar en forma literal los sucesos traumáticos de la infancia; permite en cambio visualizarlos para poder analizarlos junto al especialista.

fuente:
elnuevodia.com

--
Jaume Guinot
Psicòleg col·legiat 17674

625 659 811  - Atenció 24h info@psicologiagranollers.com
Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adults - Teràpia de parella  Psicopedagogia - Logopèdia - Coaching - Sexologia - Psicologia Forense 

[Web] www.psicologiagranollers.com
[Blog] psicologiagranollers.blogspot.com
[Twitter] @psicogranollers
[Facebook] www.facebook.com/PsicoGranollers

Plaça Arts 10 - 08401 Granollers

Realidades sobre el TDAH, reflexiones para el profesorado

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es un trastorno controvertido y que, debido a que sus principales características son la inquietud y la dificultad para concentrarse en tareas complejas durante largos períodos de tiempo, a menudo se "detecta" en los centros educativos.

No obstante, la comunidad científica ha alertado sobre el riesgo del sobrediagnóstico y de la sobremedicación que lleva asociados esta entidad diagnóstica, que ha recibido numerosas críticas acerca de su validez, tal y como hemos venido informando en Infocop.

Un nuevo estudio publicado en la revista International Journal of Qualitative Studies on Health and Well-being, ha puesto de relieve las concepciones erróneas comúnmente extendidas entre la comunidad educativa en torno al TDAH, con el objetivo de promover la reflexión sobre las implicaciones que conlleva el diagnóstico de TDAH en los niños y concienciar sobre otras medidas alternativas a la medicación, que se pueden implementar en las aulas para mejorar los comportamientos que presentan estos niños.

Tal y como exponen los autores del estudio (entre los que se encuentra Allen Frances, presidente del grupo de trabajo del DSM-IV), la explicación médica-biológica del TDAH es la que más popularmente está extendida entre el profesorado. Esta creencia de que el TDAH tiene un origen biológico lleva consigo un cambio de la implicación de los profesionales a la hora de trabajar con el menor, transfiriendo la responsabilidad de la conducta del niño del sistema escolar al sistema sanitario. De esta manera, el problema conductual que presenta el niño en el aula se redefine como un problema médico individual, que impide la puesta en marcha de intervenciones eficaces en la escuela para generar un ambiente de aprendizaje atractivo y propicio para mejorar su conducta.

Teniendo en cuenta la literatura científica y las creencias erróneas popularmente extendidas, los autores del artículo advierten que:

El TDAH es a menudo confundido con la inmadurez propia del desarrollo normal

Los estudios muestran que los niños más pequeños tienen el doble de probabilidad de recibir un diagnóstico de TDAH y de recibir tratamiento mediante estimulantes, lo que según los autores refleja que los profesionales de la salud y el profesorado tienen a confundir la inmadurez propia del desarrollo normal con el TDAH.

Ser diagnosticado de TDAH no explica la causa del problema ni implica la existencia de una enfermedad biológica subyacente

Otra creencia errónea popularmente extendida es que se entiende el TDAH como la causa del comportamiento, cuando, en realidad, el TDAH es la definición de los propios problemas.

A este respecto, los autores recuerdan el peligro de este razonamiento circular, ya que hasta la fecha no existen marcadores biológicos cuantificables, ni pruebas objetivas para establecer la presencia o ausencia de TDAH. Por tanto, la categorización de un conjunto de comportamientos no implica la existencia de una enfermedad subyacente que sea la causa de dichos comportamientos ni la categoría diagnóstica es una explicación en sí misma de los problemas observados.

En esta línea, los investigadores animan a los profesores y al resto de profesionales que trabajen con estos niños, a que tengan presentes la larga lista de factores ambientales que están asociados con los comportamientos que se definen como TDAH, tales como el divorcio de los padres, la falta de recursos económicos, determinados estilos de crianza, un bajo nivel educativo de la madre, la pertenencia a una familia monoparental, el abuso sexual en la infancia, los problemas de sueño, determinados aditivos alimentarios artificiales, el uso de teléfonos móviles y vivir en zonas con poca exposición a la luz solar, entre otros.

El cerebro del niño con TDAH no es diferente del cerebro normal

En tercer lugar, los autores del estudio recuerdan que la mayor parte de los niños diagnosticados con TDAH tienen cerebros "normales", es decir, cerebros que son similares a los niños que no son diagnosticados de TDAH y advierten que el peso del componente genético de este trastorno se ha exagerado en la literatura científica.

Los estimulantes no han demostrado su eficacia a largo plazo

Otro aspecto que destacan es que los medicamentos para el TDAH no son eficaces a largo plazo, es decir, que los estudios a largo plazo muestran que "no hay diferencias significativas entre los niños medicados y no medicados" y que, incluso, se han observado "peores resultados y efectos adversos" después de varios años tras el consumo de la medicación en niños con TDAH. Así, los estudios que han evaluado estos aspectos, muestran que los niños con TDAH que no recibieron medicación mostraron iguales o mejores resultados que los niños con TDAH que recibieron medicación estimulante a largo plazo.

El diagnóstico de TDAH conlleva serias desventajas para el desarrollo potencial del niño, como el efecto Pigmalion

Por último, los investigadores muestran su preocupación sobre los efectos de un diagnóstico de TDAH en los niños. Entre las desventajas que supone ser clasificado como TDAH se incluyen las bajas expectativas del profesor y de los padres, las cuales se convierten a su vez en profecías autocumplidas (efecto Pigmalion) y el prejuicio y estigmatización que conlleva tener un trastorno de salud mental. Además los niños se aplican estos estereotipos a sí mismos, dando lugar a una baja autoestima y a la propia autoestigmatización junto a una disminución en su autoeficacia.

De esta manera, adoptar un enfoque basado en rasgos fijos ("el niño es hiperactivo") en lugar de un enfoque basado en la descripción del comportamiento ("el niño presenta dificultades de atención") resulta contraproducente y poco eficaz para motivar el cambio e implica un papel pasivo que dificulta la intervención en el aula. Otro riesgo asociado a esta tendencia a diagnosticar TDAH es el de dejar de lado otras causas contextuales y sociales, debido a la explicación engañosa que implica el propio etiquetado.

Determinados cambios ambientales (incrementar la actividad física, fomentar el aprendizaje lúdico y reducir el número de alumnos por aula) son en sí mismos eficaces en un 20% de los casos

Finalmente, los autores del estudio hacen un llamamiento para que se promuevan tratamientos eficaces desde el aula para trabajar con los niños que muestran inquietud e incapacidad para concentrarse. Según los autores, la literatura ha puesto de manifiesto que muchos niños pequeños, en particular los diagnosticados con TDAH, mejoran considerablemente al realizar pequeñas modificaciones en el centro educativo, como aumentar el tiempo de actividad física, establecer una metodología de enseñanza basada en el aprendizaje lúdico y reducir el número de niños por aula. Con estos cambios ambientales, se estima que el diagnóstico de TADH no sería necesario en un 20% de los alumnos de secundaria que actualmente reciben esta etiquetación.

Fuente:
Te Meerman, S., Batstra, L., Grietens, H., & Frances, A. (2017). ADHD: a critical update for educational professionals. International Journal of Qualitative Studies on Health and Well-being, 12(sup1), 1298267, http://dx.doi.org/10.1080/17482631.2017.1298267


Si necesitas ayuda psicológica visita nuestra web
--
Jaume Guinot
Psicòleg col·legiat 17674

625 659 811  - Atenció 24h info@psicologiagranollers.com
Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adults - Teràpia de parella  Psicopedagogia - Logopèdia - Coaching - Sexologia - Psicologia Forense 

[Web] www.psicologiagranollers.com
[Blog] psicologiagranollers.blogspot.com
[Twitter] @psicogranollers
[Facebook] www.facebook.com/PsicoGranollers

Plaça Arts 10 - 08401 Granollers

Deja de fumar YA!

Post más valorados en los ultimos 30 dias