Realidades sobre el TDAH, reflexiones para el profesorado

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es un trastorno controvertido y que, debido a que sus principales características son la inquietud y la dificultad para concentrarse en tareas complejas durante largos períodos de tiempo, a menudo se "detecta" en los centros educativos.

No obstante, la comunidad científica ha alertado sobre el riesgo del sobrediagnóstico y de la sobremedicación que lleva asociados esta entidad diagnóstica, que ha recibido numerosas críticas acerca de su validez, tal y como hemos venido informando en Infocop.

Un nuevo estudio publicado en la revista International Journal of Qualitative Studies on Health and Well-being, ha puesto de relieve las concepciones erróneas comúnmente extendidas entre la comunidad educativa en torno al TDAH, con el objetivo de promover la reflexión sobre las implicaciones que conlleva el diagnóstico de TDAH en los niños y concienciar sobre otras medidas alternativas a la medicación, que se pueden implementar en las aulas para mejorar los comportamientos que presentan estos niños.

Tal y como exponen los autores del estudio (entre los que se encuentra Allen Frances, presidente del grupo de trabajo del DSM-IV), la explicación médica-biológica del TDAH es la que más popularmente está extendida entre el profesorado. Esta creencia de que el TDAH tiene un origen biológico lleva consigo un cambio de la implicación de los profesionales a la hora de trabajar con el menor, transfiriendo la responsabilidad de la conducta del niño del sistema escolar al sistema sanitario. De esta manera, el problema conductual que presenta el niño en el aula se redefine como un problema médico individual, que impide la puesta en marcha de intervenciones eficaces en la escuela para generar un ambiente de aprendizaje atractivo y propicio para mejorar su conducta.

Teniendo en cuenta la literatura científica y las creencias erróneas popularmente extendidas, los autores del artículo advierten que:

El TDAH es a menudo confundido con la inmadurez propia del desarrollo normal

Los estudios muestran que los niños más pequeños tienen el doble de probabilidad de recibir un diagnóstico de TDAH y de recibir tratamiento mediante estimulantes, lo que según los autores refleja que los profesionales de la salud y el profesorado tienen a confundir la inmadurez propia del desarrollo normal con el TDAH.

Ser diagnosticado de TDAH no explica la causa del problema ni implica la existencia de una enfermedad biológica subyacente

Otra creencia errónea popularmente extendida es que se entiende el TDAH como la causa del comportamiento, cuando, en realidad, el TDAH es la definición de los propios problemas.

A este respecto, los autores recuerdan el peligro de este razonamiento circular, ya que hasta la fecha no existen marcadores biológicos cuantificables, ni pruebas objetivas para establecer la presencia o ausencia de TDAH. Por tanto, la categorización de un conjunto de comportamientos no implica la existencia de una enfermedad subyacente que sea la causa de dichos comportamientos ni la categoría diagnóstica es una explicación en sí misma de los problemas observados.

En esta línea, los investigadores animan a los profesores y al resto de profesionales que trabajen con estos niños, a que tengan presentes la larga lista de factores ambientales que están asociados con los comportamientos que se definen como TDAH, tales como el divorcio de los padres, la falta de recursos económicos, determinados estilos de crianza, un bajo nivel educativo de la madre, la pertenencia a una familia monoparental, el abuso sexual en la infancia, los problemas de sueño, determinados aditivos alimentarios artificiales, el uso de teléfonos móviles y vivir en zonas con poca exposición a la luz solar, entre otros.

El cerebro del niño con TDAH no es diferente del cerebro normal

En tercer lugar, los autores del estudio recuerdan que la mayor parte de los niños diagnosticados con TDAH tienen cerebros "normales", es decir, cerebros que son similares a los niños que no son diagnosticados de TDAH y advierten que el peso del componente genético de este trastorno se ha exagerado en la literatura científica.

Los estimulantes no han demostrado su eficacia a largo plazo

Otro aspecto que destacan es que los medicamentos para el TDAH no son eficaces a largo plazo, es decir, que los estudios a largo plazo muestran que "no hay diferencias significativas entre los niños medicados y no medicados" y que, incluso, se han observado "peores resultados y efectos adversos" después de varios años tras el consumo de la medicación en niños con TDAH. Así, los estudios que han evaluado estos aspectos, muestran que los niños con TDAH que no recibieron medicación mostraron iguales o mejores resultados que los niños con TDAH que recibieron medicación estimulante a largo plazo.

El diagnóstico de TDAH conlleva serias desventajas para el desarrollo potencial del niño, como el efecto Pigmalion

Por último, los investigadores muestran su preocupación sobre los efectos de un diagnóstico de TDAH en los niños. Entre las desventajas que supone ser clasificado como TDAH se incluyen las bajas expectativas del profesor y de los padres, las cuales se convierten a su vez en profecías autocumplidas (efecto Pigmalion) y el prejuicio y estigmatización que conlleva tener un trastorno de salud mental. Además los niños se aplican estos estereotipos a sí mismos, dando lugar a una baja autoestima y a la propia autoestigmatización junto a una disminución en su autoeficacia.

De esta manera, adoptar un enfoque basado en rasgos fijos ("el niño es hiperactivo") en lugar de un enfoque basado en la descripción del comportamiento ("el niño presenta dificultades de atención") resulta contraproducente y poco eficaz para motivar el cambio e implica un papel pasivo que dificulta la intervención en el aula. Otro riesgo asociado a esta tendencia a diagnosticar TDAH es el de dejar de lado otras causas contextuales y sociales, debido a la explicación engañosa que implica el propio etiquetado.

Determinados cambios ambientales (incrementar la actividad física, fomentar el aprendizaje lúdico y reducir el número de alumnos por aula) son en sí mismos eficaces en un 20% de los casos

Finalmente, los autores del estudio hacen un llamamiento para que se promuevan tratamientos eficaces desde el aula para trabajar con los niños que muestran inquietud e incapacidad para concentrarse. Según los autores, la literatura ha puesto de manifiesto que muchos niños pequeños, en particular los diagnosticados con TDAH, mejoran considerablemente al realizar pequeñas modificaciones en el centro educativo, como aumentar el tiempo de actividad física, establecer una metodología de enseñanza basada en el aprendizaje lúdico y reducir el número de niños por aula. Con estos cambios ambientales, se estima que el diagnóstico de TADH no sería necesario en un 20% de los alumnos de secundaria que actualmente reciben esta etiquetación.

Fuente:
Te Meerman, S., Batstra, L., Grietens, H., & Frances, A. (2017). ADHD: a critical update for educational professionals. International Journal of Qualitative Studies on Health and Well-being, 12(sup1), 1298267, http://dx.doi.org/10.1080/17482631.2017.1298267


Si necesitas ayuda psicológica visita nuestra web
--
Jaume Guinot
Psicòleg col·legiat 17674

625 659 811  - Atenció 24h info@psicologiagranollers.com
Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adults - Teràpia de parella  Psicopedagogia - Logopèdia - Coaching - Sexologia - Psicologia Forense 

[Web] www.psicologiagranollers.com
[Blog] psicologiagranollers.blogspot.com
[Twitter] @psicogranollers
[Facebook] www.facebook.com/PsicoGranollers

Plaça Arts 10 - 08401 Granollers

Estudio revela que el 35% de psicólogos educativos discrepa de diagnósticos de TDAH realizados en escuelas

Pese a que juegan un papel fundamental en el manejo de la conducta en la escuela, un alto porcentaje de psicólogos educativos siente que no se les involucra en el proceso de diagnóstico de niños y jóvenes con TDAH, hasta el punto de que el 35% reconoce que ha habido casos en los que no ha estado de acuerdo con un diagnóstico de TDAH, por considerar que no era correcto.

Se trata de una de las principales conclusiones del informe "Medicalización de la infancia en el campo del TDAH" (Medicalization of Childhood - ADHD strand), llevado a cabo de forma conjunta por el Instituto de Educación de la University College London (Reino Unido) y la División de Psicología Educativa e Infantil (Division of Educational and Child Psychology-DECP) de la Sociedad Británica de Psicología (BPS-British Psychological Society).

El estudio es el resultado de una encuesta realizada a 136 psicólogos educativos sobre la tendencia a medicalizar el comportamiento infantil en las escuelas en menores de cinco años.

Contemplaba preguntas tales como: ¿Cuáles son las buenas prácticas actuales para la evaluación y el tratamiento del TDAH?, ¿qué papel juegan los psicólogos educativos en su diagnóstico e intervención? o ¿cómo abordan los conflictos que pueden surgir entre la perspectiva médica y la perspectiva social del TDAH?, entre otras.

La falta de personal médico en los equipos pediátricos, eludir responsabilidades y la existencia de incentivos perversos en las financiaciones serían las principales razones por las que se medica primero y se pregunta después, a pesar de que las guías NICE (National Institute for Health and Care Excellence) establecen como primera opción la implementación de intervenciones psicológicas de abordaje integral.

Otras razones que explicarían la medicalización temprana atienden a causas como la negación de los factores contextuales, de manera que tanto desde las escuelas como, incluso, en las propias familias, se tiende a enfatizar el problema en el niño, pasando por alto la responsabilidad del entorno social. Es más cómodo. Se trata de "una explicación fácil que resulta conveniente y confortable, y absuelve de cualquier culpa al localizar los problemas en el mismo niño".

Las conclusiones también apuntan a la existencia de "incentivos perversos en forma de financiaciones" que buscan interesadamente el diagnóstico en el niño. Estos incentivos incluían, según los encuestados, subvenciones de asistencia social, mejoras en la vivienda, y, en algunos casos, incluso beneficiarse ilegalmente de la venta de medicamentos.

Papel del psicólogo educativo: una perspectiva multidisciplinar

Los entrevistados expresaron una gran frustración ante los factores que limitan su capacidad para contribuir a la atención eficaz de los niños con TDAH. Especialmente, mencionaron la falta de un papel claro en el diagnóstico, así como la necesidad de mejorar la comunicación entre salud y educación.

Los psicólogos educativos coincidieron al señalar su capacidad para ofrecer, tanto a las familias como a otros profesionales, una mayor comprensión de la perspectiva social del TDAH. Asimismo, aseveraron encontrarse en una posición única para cerciorarse de que los niños sean participantes activos en su propia intervención, promoviendo los enfoques centrados en el apoyo al niño: "Nuestro rol es promover la resiliencia, mejorar el rendimiento académico, encontrar las puntos fuertes de los niños y reforzarlos".

La experta en Psicología Educativa y directora del estudio, Vivian Hill, afirma que "es muy alarmante descubrir que, a menudo, niños terriblemente jóvenes no han tenido acceso a los tratamientos alternativos y se están poniendo bajo medicación".

El estudio se encuentra disponible a través del siguiente enlace:


Medicalization of Childhood - ADHD strand

fuente: InfoCOP
Si necesitas ayuda psicológica visita nuestra web

--
Jaume Guinot
Psicòleg col·legiat 17674

625 659 811  - Atenció 24h info@psicologiagranollers.com
Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adults - Teràpia de parella  Psicopedagogia - Logopèdia - Coaching - Sexologia - Psicologia Forense 

[Web] www.psicologiagranollers.com
[Blog] psicologiagranollers.blogspot.com
[Twitter] @psicogranollers
[Facebook] www.facebook.com/PsicoGranollers

Plaça Arts 10 - 08401 Granollers

Nueva guía para cuidadores de personas con depresión


La Federación Europea de Asociaciones de Familias de Personas con Enfermedad Mental (EUFAMI-European Federation of Associations of Families of People with Mental Illness) -una organización internacional sin ánimo de lucro orientada a mejorar la atención y el bienestar de las personas con trastorno mental-, ha publicado una guía dirigida a cuidadores implicados en la atención de personas con depresión.

Tal y como indica el documento, la depresión es una condición compleja con una amplia mezcla de síntomas -emocionales, físicos, cognitivos y sociales-, que puede afectar a las personas de diferentes maneras. Ante esto, subraya la importancia de la prevención, el tratamiento y la recuperación, poniendo de relieve su eficacia cuando se da un esfuerzo colaborativo en el que participan pacientes, su familia, amigos, proveedores de servicios, profesionales de la salud y empleadores.

Concretamente, los cuidadores informales desempeñan un rol clave en la atención a las personas y/o familiares con depresión.

Sin embargo, este papel tiene un impacto considerable en sus propias vidas: invierten en el desempeño de su tarea como cuidadores una media de 22 horas semanales (equiparable a un trabajo a tiempo parcial), normalmente de forma ininterrumpida, y su salud, tanto física como mental, puede llegar a verse comprometida.

Por este motivo, EUFAMI ha elaborado la guía titulada Caring for someone with depression: caring for two? (cuidando a alguien con depresión, ¿cuidando de dos?), donde recomienda una serie de pasos para ayudar a los cuidadores a aprender de cuidar de sí mismos tanto como a su ser querido.

A continuación, recogemos las recomendaciones que el documento ofrece para aprender a cuidar bien de uno mismo:

En primer lugar, ponerse "la máscara de oxígeno" antes de ayudar a los demás

Paso 1: Asegurarse de contar con un tiempo para uno mismo: este paso es fundamental, ya que cuidar bien de uno mismo es clave para el propio bienestar y la capacidad para cuidar a los demás.

Paso 2
: Proteger los propios límites: en ocasiones, la tarea de cuidador puede conllevar momentos difíciles, con numerosos altibajos. Por ello, es necesario conocer los propios límites, y tener en cuenta las señales de advertencia en caso de sentirse desbordados.

Paso 3:
Manejar los tiempos difíciles como cuidador: para ello, es recomendable establecer metas realistas, mantener líneas de comunicación abiertas con la persona que se cuida, así como con otros cuidadores, buscar apoyo social, establecer metas de salud personal o tomarse un descanso siempre que sea posible.

Paso 4:
Construir un sistema de apoyo personal: contar con una lista de amigos, familiares y compañeros que puedan ayudar. Aprovechar los muchos recursos y herramientas disponibles en la actualidad y que pueden ser de utilidad para brindar la atención que requiere una persona con depresión.

La guía completa puede descargarse directamente desde la página Web de Eufami o bien a través del siguiente enlace:

Caring for someone with depression: Caring for two?

fuente:infocopp

--
Jaume Guinot
Psicòleg col·legiat 17674

625 659 811  - Atenció 24h info@psicologiagranollers.com
Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adults - Teràpia de parella  Psicopedagogia - Logopèdia - Coaching - Sexologia - Psicologia Forense 

[Web] www.psicologiagranollers.com
[Blog] psicologiagranollers.blogspot.com
[Twitter] @psicogranollers
[Facebook] www.facebook.com/PsicoGranollers

Plaça Arts 10 - 08401 Granollers

Deja de fumar YA!

Post más valorados en los ultimos 30 dias