ADOLESCENTES: PREGUNTAS Y RESPUESTAS

de Eduard Hervás

¿Quien son adolescentes?
Ni niños ni adultos en medio de una nada confusa y ambigua. La edad de
inicio estaría alrededor de 9-12 años, variando según el niño y el
sexo. Y suele durar alrededor de 10 años, también en función de la
sociedad en que se encuentre. Por ejemplo en algunas tribus, el paso
de la infancia al adulto se hace de golpe, no hay un período de paso
como el de adolescencia.
¿Los adolescentes son conflictivos?
Tal vez sí, pero también es cierto que estudios muy recientes
contradicen la idea de que la tensión y el malestar psíquico sean una
parte normal y necesaria de la adolescencia. No tendría que ocurrir
que los adolescentes, por el hecho de serlo, sean conflictivos. Los
adolescentes que atraviesan por conflictos serios y crisis de
identidad, necesitan ayuda por estos problemas, no por pasar por un
período de crecimiento determinado. Como período de crecimiento es
diferente a otro.
¿Adolescentes, rebeldes o amigos?
Es un poco como una caricatura de la adolescencia: un grupo de amigos
inconformistas y que se rebelan contra casi todo.
El adolescente, que ya no es un niño ni una niña, va construyendo poco
a poco lo que al final será un adulto, con una identidad propia y
formada y la necesaria autonomía personal. Para llegar a esto, los
jóvenes empiezan a pensar en criterios propios, a ensayar conductas
diferentes y a querer hacerlas valer delante de la familia. Los padres
y madres empiezan a tener miedo del ansia de libertad de estos hijos e
hijas, de sus discrepancias, de los enfrentamientos casi diarios, de
la oposición sistemática.
No son unos niños pero los padres siguen estando preocupados por ellos
como antes, cuando eran unos niños. La obediencia que el hijo tenía
cuando era niño ahora es imposible y le resulta a él mismo molesta e
insoportable. La niña a la que le gustaba ir con los padres ahora
quiere ir con su grupo de amigos. Y los padres pueden no entenderlo a
la primera, porque es difícil para las madres y padres percatarse que
las hijas e hijos se hacen mayores.
Y de aquí que empiecen las disputas familiares, donde el adolescente
estirará hacia fuera y la familia hacia adentro. Él, queriendo
defender el que piensa que son sus derechos y los padres queriendo
imponer su autoridad.
¿Es negativa esta rebeldía de los adolescentes?
Habría que preguntarse antes que nada qué personas queremos que sean
nuestros hijos de adultos: unas personas que digan sí a todo, que no
sepan defender sus intereses, que sean sumisas en sus relaciones
interpersonales, o unos adultos que sepan defender sus opiniones y que
digan lo que quieren y sienten e intenten conseguir lo que desean? Las
madres y padres estamos ayudando a los nuestros hijos a crecer, y
crecer quiere decir hacerse personas adultas.
Es por eso que si los adolescentes están aprendiendo a ser adultos, es
normal que vayan ensayando conductas de adulto, de autonomía y de
independencia, en una actitud alejada del conformismo. Serán
inconformistas y rebeldes e irán aprendiendo a ser mayores.
Un joven incapaz de dar la cara ante nadie, de defender lo que piensa,
de hacer valer sus derechos, supone un problema más grave que un joven
inconformista y rebelde. Los padres debemos saber discernir entre
aquellas conductas de chapuzaría infantil a aquellas otros de
inconformismo adolescente. Y sus actitudes agresivas, insolentes y
descaradas no deberíamos tomarlas como ofensas imperdonables, sino
como errores en su sistema de aprender a ser adultos en libertad.
A veces los padres toman mal estas actitudes, porque sus hijos e hijas
adolescentes les hacen ver las contradicciones entre lo que los mismos
padres dicen que hay que hacer y el que ellos hacen. Porque en estas
edades también son idealistas y desinteresados, siendo un buen momento
por iniciar actividades solidarías, de ayuda o acodamiento a
actividades sociales.
¿Y cuando se alejan de los padres, se acercan a los amigos...?
El adolescente tiene una necesidad de comunicación, de relación con
personas semejantes a ellos, que estén en un momento de su crecimiento
semejante. Y de aquí que se junte en grupos de amigas y amigos. En
estas cuadrillas inicia el aprendizaje de un contacto interpersonal
más maduro que el que tenía antes con los amiguitos de la escuela.
Necesita un calor afectivo, intimidad y profundidad en las relaciones,
y va aprendiendo en que tan importante es dar afecto como recibir.
Y en la familia no se puede encontrar esto?
En la familia puede encontrar amor, seguridad, confianza... pero de
sus padres y hermanos. No de unas personas con las que ha elegido ir y
estar.
Muchas veces las madres y padres tienen celos de los amigos de los
hijos. "A ellos se lo cuenta todo y a mí no". "Prefiere ir con sus
amigos que con nosotros" 0 "yo zueco amiga de mi hija". Cabe pensar
que ser padre o madre no es el mismo que ser amigo: Los padres y
madres no deben ser amigos de sus hijos. Un amigo o amiga es alguien
al quien hemos elegido y un padre o madre no se puede elegir sino que
nos viene impuesto, y no podemos dejarlos cuando nos enfadamos con
ellos. Los padres y madres deben intentar ser eso, buenos padres y
madres, con todo lo que eso significa.
Como podrían definirse esas relaciones de amistad de los adolescentes?
La amistad del adolescente suele ser selectiva y exclusiva,
desinteresada y no calculada. Les gusta estar juntos, les gusta
compartir experiencias y sentimientos con estas personas que son como
ellos.
Con sus amigos y amigas el adolescente llega a conocerse a si mismo.
La situación del amigo o amiga le explica su propia situación y la
ayuda a modificarla.
También buscan y encuentran seguridad y apoyo en la amistad, pudiendo
expresar lo que piensan y lo que sienten sin miedo a ser rechazados o
apartado por ello.
Hay quien entiende esa amistad del adolescente como un sucedáneo del
amor, o como una forma de aprender el amor de pareja. En ocasiones,
sin que haya relaciones de pareja, suelen aparecer situaciones de
celos entre amigos y amigas. Debemos pensar que en estas edades se
está aprendiendo todo, y también las relaciones entre las personas y
los sexos.
El adolescente va dejando de ser un niño?
Si, y por eso que lo más importante es que el adolescente va
aprendiendo a ser mayor desde la familia, de donde viene y con quien
está, y con unos amigos que va escogiendo. Y los padres les debemos
facilitar este crecimiento, porque es nuestra responsabilidad.
Y esto a veces cuesta, porque si los hijos se hacen mayores los padres
se percatan de que ellos mismos van haciéndose más mayores también.
Jaume Guinot - Psicoleg col·legiat 17674
Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adultos - Terapia de pareja-
Psiconaturopatia - Psicopedagogia - Logopedia - Coaching -Sexologia -
Terapia Breve sistemica - Psicologia Forense
Plaça Arts 10 08401-Granollers
Movil: 637425287
Atencio 24h 807505218
Web:http://www.psicologiagranollers.com
Blog:http://psicologiagranollers.blogspot.com
Twitter: psicogranollers

Deja de fumar YA!

Post más valorados en los ultimos 30 dias