Desamor y depresión influyen en adicción al juego: psicólogo



Marco Antonio Hernández, maestro del Centro de Integración Juvenil, durante el curso de capacitación 
Foto de:Juan Antonio Castillo
La necesidad de afecto, depresión, preocupación por deudas o simple presión de los amigos pueden llevar a una persona a hacerse adicta al juego, y con ello llegar a perder a su familia, amistades y trabajo.
Lo anterior fue expuesto ayer a especialistas interesados en trabajar con víctimas de esta problemática, por el maestro en Psicología de las Adicciones, Marco Antonio Hernández Delgado, de los Centros de Integración Juvenil (CIJ) a nivel nacional.
Cerca de 30 médicos, psicólogos y psiquiatras locales participaron durante más de siete horas, en el mismo curso que se impartirá en la ciudad de Querétaro el 21 de octubre, durante el Congreso Internacional de Adicciones.
Dentro del taller Cognitivo Conductual para Personas Adictas al Juego, Hernández Delgado explicó que entre los síntomas se encuentran distintos factores que indican que ya no se trata de diversión, sino de una adicción.
Entre estos síntomas se encuentra la preocupación constante por el juego, tratar de dejar de jugar y no poder hacerlo y la necesidad de apostar cada vez cantidades mayores para sentir la misma excitación.
El ludópata, o adicto al juego, puede hacerlo como forma de escapar o enfrentar sus problemas, sentir inquietud o ansiedad al interrumpir la rutina de jugar, e incluso le miente a su familia o amigos sobre la cantidad real de horas o dinero que invierte en el juego.
En ocasiones llega a falsificar o robar para conseguir dinero y poder apostar o jugar, pierde o deteriora sus relaciones familiares o de trabajo y guarda la esperanza de que familiares o amigos le van a ayudar a cubrir sus deudas de juego.
Cada persona puede tener motivos especiales para convertirse en un adicto al juego, pero generalmente las mujeres lo hacen para enfrentar problemas emocionales, mientras que los hombres lo hacen en busca de excitación o euforia, comentó el experto.
Ocho de cada 10 ludópatas caen en la adicción porque contaban ya con un trastorno, como la depresión, ansiedad o el consumo de sustancias tóxicas, añadió.
La recomendación es pedir apoyo profesional una vez detectada la problemática en uno mismo o en un familiar, pero de acuerdo a Hernández Delgado, esto ocurre cuando el juego ya causó estragos en la vida social y familiar de la víctima.
De acuerdo a la directora de la Clínica de Tabaco de los Centros de Integración Juvenil, Olivia Caraveo Villalobos, en Ciudad Juárez los adictos al juego son principalmente amas de casa y adultos mayores.
Se trata de mujeres que dejan a sus hijos en la escuela y se van al casino hasta que es hora de ir por ellos; así como de adultos mayores que fueron pensionados y ante la desatención de sus hijos y nietos buscan en las máquinas amor.
"Pero esa máquina no te va a decir te quiero, sólo te va a generar angustias, tensión, depresión" Cuando están perdiendo dicen que no valen nada", comentó Caraveo Villalobos.
Muchos han perdido su casa, trabajo, familia, parejas; por lo que de acuerdo a la responsable de la prevención, tratamiento e investigación de la drogadicción, la adicción al juego va a detonar en muchos sentidos que provocarán problemas fuertes en la sociedad.
Jaume Guinot - Psicoleg col·legiat 17674
Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adultos - Terapia de pareja- Psiconaturopatia - Psicopedagogia - Logopedia - Coaching -Sexologia - Terapia Breve sistemica - Psicologia Forense
Plaça Arts 10 08401-Granollers
Movil: 637425287
Atencio 24h 807505218
Web:http://www.psicologiagranollers.com
Blog:http://psicologiagranollers.blogspot.com
Twitter: psicogranollers

Deja de fumar YA!

Post más valorados en los ultimos 30 dias