Acalculia: Cuando el problema está en los números

de Rincón de la Psicología 


El término acalculia surgió en el año 1925 y fue propuesto inicialmente por Henschen, quien lo definió como "un trastorno adquirido de la habilidad del cálculo secundario a una lesión cerebral". Así, también suele llamársele discalculia adquirida, un término que es mucho más correcto ya que generalmente la habilidad para el cálculo no se pierde completamente. Por otra parte, si el problema se manifiesta en el desarrollo de la adquisición de las habilidades numéricas entonces se le denomina: discalculia del desarrollo.

Debo puntualizar que a pesar de que la acalculia es un síntoma bastante frecuente que generalmente aparece como parte de otros síndromes, lo cierto es que las investigaciones científicas sobre esta problemática no son muy variadas; tanto es así que ni siquiera existe un número adecuado de baterías que se focalicen exclusivamente en analizar esta habilidad. Además, también se debe enfrentar un gran problema de baremación ya que resulta muy complicado establecer los límites normales en la población, sobre todo si nos referimos a personas de bajo y alto nivel escolar. De hecho, se conoce que el género femenino suele puntuar más bajo que el masculino en las escalas matemáticas si bien esto no indica la presencia de un problema.

Dentro de los síntomas de la acalculia pueden mencionarse:

-Dificultades con los números ya sea porque se confunden los signos o porque se transponen los propios números.

-Dificultades para realizar los cálculos mentalmente.

-Incapacidad para recordar reglas, fórmulas o secuencias matemáticas.

Tipos de acalculia

Existen múltiples clasificaciones de la acalculia, una de las más utilizadas es la brindada por Hécaen en el 1961:

– Alexia y agrafia para los números: alteraciones de la escritura y lectura de los números, que puede acompañarse o no de alexia y agrafia para las letras.

– Acalculia espacial: implica un trastorno en la organización espacial, en el que las reglas de colocación de los dígitos en su orden y en el espacio están alteradas. Se puede acompañar de otras alteraciones espaciales y son frecuentes las inversiones numéricas.

– Anaritmetia: implica una alteración primaria de la habilidad para el cálculo. No supone un defecto aislado en los conceptos numéricos y operaciones matemáticas, pero excluye la alexia y la agrafia para los números y la alteración espacial.

Bases neuropsicológicas del cálculo

Antes de hablar de las bases neuropsicológicas del cálculo debe comprenderse el mismo no como una habilidad única sino como un conjunto de habilidades. De hecho, con el desarrollo de las técnicas de neuroimagen funcional se ha podido apreciar que el cálculo está estrechamente vinculado al dominio del lenguaje, el reconocimiento espacial, la memoria a corto y a largo plazo, el simbolismo numérico y las funciones ejecutivas. Por ello, como la red neuronal es tan extensa, cualquier lesión cerebral puede repercutir en la habilidad del cálculo.

Con intenciones didácticas, McCloskey propuso dos grandes sistemas relacionados con el cálculo:

– Sistema de procesamiento numérico: encargado de la comprensión y la producción de los números, ya sea en su forma oral o escrita.

– Sistema de cálculo: encargado de la comprensión y el recuerdo del simbolismo y los principios matemáticos, así como de la ejecución de los procesos numéricos.

Debe conocerse que la realización de una operación aritmética inicia con el reconocimiento de los números, lo cual depende de la percepción auditiva y/o visual. En este punto, son vitales: la memoria de trabajo, la percepción espacial y la atención.

No obstante, el manejo de los números implica comprender el lenguaje de símbolos, que puede utilizarse de un modo verbal o escrito. De hecho, nuestro cerebro trabaja de manera diferente cuando realizamos una operación matemática mentalmente o cuando usamos un soporte gráfico. ¿Por qué? Sencillamente porque el soporte gráfico cumple las funciones de la memoria de trabajo.

A la misma vez, la memoria a largo plazo interviene de dos maneras diversas: aportando la información de las reglas básicas del cálculo y recordando los resultados de las operaciones elementales que hemos aprendido en la infancia.

Como puede presuponerse, los errores en el cálculo dependerán de las áreas cerebrales afectadas.


Fuente:
Bermejo-Velasco, P.E. & Castillo-Moreno, L. (2006) Acalculia: clasificación, etiología y tratamiento clínico. Revista de Neurología; 43 (4): 223-227.

Jaume Guinot - Psicoleg col·legiat 17674
Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adultos - Terapia de pareja- Psiconaturopatia - Psicopedagogia - Logopedia - Coaching -Sexologia - Terapia Breve sistemica - Psicologia Forense
Plaça Arts 10 08401-Granollers
Movil: 637425287
Atencio 24h 807505218
Web:http://www.psicologiagranollers.com
Blog:http://psicologiagranollers.blogspot.com
Twitter: psicogranollers

Deja de fumar YA!

Post más valorados en los ultimos 30 dias