Psicología del contraterrorismo. De la mano dura a la manipulación amable de la conducta

Psicología del contraterrorismo. De la mano dura a la manipulación amable de la conducta

Olivia Gualda

El décimo aniversario de los atentados del 11S invita a la reflexión y valoración de los avances logrados en materia de contraterrorismo, pero también a la identificación de aquellas lagunas aún por cubrir y aspectos que potenciar.
Los enormes esfuerzos orientados al conocimiento profundo del fenómeno del terrorismo global nos han llevado a una toma de conciencia sobre la necesidad de una aproximación ideológica en la lucha contraterrorista. Las peculiares características de una organización como Al Qaeda han sido innovadoras por el diseño de su estructura híbrida, que combina jerarquía con elementos nodulares y capas de círculos concéntricos. Este tipo de entramado y su difícil penetración han puesto de manifiesto las carencias de algunos mecanismos de obtención de Inteligencia, otorgando un papel esencial a la Inteligencia basada en Fuentes Humanas (Humint).

La Humint, que se elabora a partir de informaciones recogidas por personas, convive con y es transversal a otros tipos de inteligencia (de señales, comunicaciones, imágenes.), aportando un valor añadido en términos de interpretación de los datos obtenidos mediante otros medios. Es más, logra revelar las intenciones de los terroristas, sus planes, relaciones, vulnerabilidades. algo que una imagen o grabación aisladas no pueden facilitar.

En nuestro país, fue a partir del 11M cuando se dio un giro en las Fuerzas de Seguridad del Estado y los Servicios de Inteligencia hacia esa potenciación Humint y la formación de los recursos humanos que trabajan contra el terrorismo en el conocimiento de la amenaza del yihadismo global. Esta formación ha incluido el estudio psicológico de la radicalización y el paso a la violencia, así como el entendimiento de las motivaciones y situaciones que propician que un individuo opte por atentar.

Dentro de los ámbitos sensibles y de las comunidades de referencia de una organización terrorista se encuentran las personas que terminarán atentando, la cantera de terroristas. Sin embargo, conviven en los mismos círculos aquellas personas que no apoyan la violencia, que rechazan el terrorismo aunque compartan ciertas ideologías, u otras que han sufrido desengaños y traiciones por parte de los líderes radicales. Son sólo ejemplos de potenciales informadores o colaboradores, personas que, tratándolas y conduciéndolas del modo necesario, podrían llegar a convertirse hasta en agentes infiltrados contra el terrorismo. Son la cantera de fuentes humanas.

¿Qué aspectos estamos olvidando?

Conocemos cada vez mejor los ambientes sensibles que contribuyen a la radicalización, los perfiles de potenciales terroristas, los movimientos de los cuales pueden surgir elementos peligrosos, así como las acciones propagandísticas que tantos éxitos han aportado a la yihad global. Pero, cuando un miembro de las FCSE o de los servicios de inteligencia es destinado a trabajar sobre el terreno con la misión de captar fuentes humanas contra este tipo de terrorismo, e incluso infiltrar informadores en círculos sensibles. ¿Sabe cómo hacerlo? ¿Conoce qué mecanismos puede utilizar para ganarse la confianza de un sujeto de otro origen étnico, por ejemplo, que reside en nuestro país? ¿Ha sido formado en reconocer qué teclas pulsar para conseguir que otra persona actúe obteniendo información de calidad? ¿Está preparado para hacer frente a los estados psicológicos por los que tanto él como su informador integrado en ámbitos hostiles, van a pasar?

La psicología del contraterrorismo, sobre la que existen escasos pero interesantes estudios en España como los de los profesores De la Corte o Montero, pretende cubrir esas lagunas sobre el conocimiento de las motivaciones, vulnerabilidades y estados psicológicos de las fuentes humanas. Todo ello orientado a hacer posible una captación y manejo fructíferos, con los mínimos riesgos de seguridad. Pero no sólo se centra en la fuente con acceso a información, sino también en la relación que un informador tiene con el oficial encargado de su manejo, frecuentemente comparada con la relación entre psicólogos y pacientes.

Históricamente ha existido una formación más extensa en cuanto a las herramientas de fuerza y coerción de que los organismos de seguridad disponen para lograr captar a una fuente y hacer que trabaje para ellos. Sin embargo, la experiencia, el giro ideológico que esta lucha ha dado, la dificultad y la necesidad de que muchos informadores sean inconscientes, han puesto de manifiesto los grandes beneficios que puede conllevar la aplicación de mecanismos psicológicos para obtener la confianza de fuentes humanas.

A través de esta aproximación más amable, las fuentes colaborarán con un peligro mucho menor de traición, dado que la relación con el oficial que las dirige está basada en la ayuda, amistad (real o fingida), intercambio personal, de favores, etc. Se juega con la percepción del futuro colaborador, haciéndole creer que el oficial que lo 'maneja' es su mejor amigo, salvador u hombro en el que llorar.. (Es la persona que, conociendo sus pequeños delitos, no le entrega; la que le ayuda con los papeleos; la que le resuelve temas de trabajo o ayuda a su familia.).

No obstante, este procedimiento no está exento de riesgos al entrañar una mayor implicación emocional por parte de los oficiales, propiciando a veces serios errores de seguridad. Aún así es muy interesante valorar en cada caso, qué grado de coerción o confianza conviene aplicar para que una fuente colabore contra el terrorismo y en qué medida son eficaces los pagos, la mano dura y la autoridad o por el contrario, cubrir las necesidades de la fuente, resolverle los problemas o 'hacerle creer' que lo hacemos, para ganarnos su gratitud.

La psicología del contraterrorismo busca formar a los oficiales y técnicos en Humint en una serie de principios, algunos de los cuales coinciden con los clásicos mecanismos de conquista y otros con los principios de persuasión recogidos por Cialdini y que se aplican en marketing y en ventas, como el principio de reciprocidad o la tendencia a devolver favores, el de contraste, simpatía, escasez.

Sin olvidarnos del entrenamiento clásico y operativo que nuestros oficiales de información e inteligencia han de seguir recibiendo, esta orientación completaría su formación y optimizaría los resultados de tan complicada tarea, la de obtención de inteligencia contra el terrorismo, a partir de la manipulación de la conducta de otros.
* Olivia Gualda es analista de inteligencia y asuntos estratégicos
Máster en estudios de terrorismo
Jaume Guinot - Psicoleg col·legiat 17674
Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adultos - Terapia de pareja- Psiconaturopatia - Psicopedagogia - Logopedia - Coaching -Sexologia - Terapia Breve sistemica - Psicologia Forense
Plaça Arts 10 08401-Granollers
Movil: 637425287
Atencio 24h 807505218
Web:http://www.psicologiagranollers.com
Blog:http://psicologiagranollers.blogspot.com
Twitter: psicogranollers

Deja de fumar YA!

Post más valorados en los ultimos 30 dias