¿QUÉ ES LA FRIGIDEZ?

La frigidez se describe como una forma de impotencia en la mujer que consiste en la incapacidad manifiesta para alcanzar placer en el acto sexual. El vaginismo es un de los rostros de la frigidez que se caracteriza por la contracción involuntaria de los músculos vaginales hasta el extremo de imposibilitar la penetración, generalmente acompañada de una ausencia del flujo vaginal necesario para la lubricación que facilita el acceso del pene a la cavidad vaginal. Otro síntoma concurrente en los casos de frigidez, que es también en sí misma un síntoma determinado habitualmente por una posición histérica, es lo que a veces se conoce por el nombre de anafrodisia y ésta hace referencia a una aparente falta de deseo sexual; ahora bien esta falta de deseo es siempre "aparente", en el sentido no de su ausencia de verdad en el rechazo de todo lo sexual, que ciertamente juega un papel destacado en la frigidez, sino que al decir "aparente" queremos señalar que el deseo, que además es inconsciente y sólo se muestra en los resultados, siempre está presente pero, a veces sucede que el deseo de hacer el amor se convierte en deseo de rechazar ese querer hacer el amor, es decir, en nosotros los humanos, aunque nos parezca sorprendente, hay una tendencia a rechazar lo que en nosotros es deseo, tendencia que en ocasiones queda fijada como forma permanente del deseo y algo de este orden sucede en la frigidez, de manera que ella no podrá con aquellos hombres a quienes más desea, y sin embargo su goce será posible con aquellos otros a quienes en realidad no desea. Como vemos además de cumplirse con el síntoma un deseo, en este caso el deseo de un deseo insatisfecho, se produce también un castigo y el castigo siempre está en relación con la culpa, una culpa muda, es decir, la persona no sabe de ella por un reconocimiento consciente sino en acto, pierde objetos que le interesan, tiene pequeños accidentes domésticos, fracasa en empresas a las que ha dedicado cantidades ingentes de tiempo y trabajo o en el ámbito de lo sexual es incapaz de disfrutar con el hombre amado.
Por otro lado, la mujer suele encontrar una mayor facilidad para ocupar una posición feminina, que si bien no es patrimonio exclusivo de las mujeres sino una posición en el lenguaje, en lo simbólico, sí encuentra una menor resistencia en ellas para establecerse como forma de relación con el mundo. La posición femenina se caracteriza por buscar no tanto amar al otro sino que el otro nos ame para poder amarnos a nosotros mismos. El amor siempre tiene atributos narcisistas porque en él se persigue la correspondencia, queremos que el otro nos ame, amamos para que nos amen, e incluso nos civilizamos para no perder el amor de los otros. Ahora bien, es diferente amar para que nos amen, a amar para amarnos a nosotros mismos, y esta segunda forma de amor que está en relación con la imagen, con ideales imaginarios, con cómo imaginamos que son las cosas, es decir, con la fantasía de que es posible gozar sin hablar es más predominante en la mujer, o dicho de otra forma, hay una mayor tendencia a caer en esa forma de amor, en esa fascinación imaginaria que siemre es con uno mismo. En consecuencia, muchas veces la mujer renuncia a tomar el lugar de un sujeto deseante para hacerse objeto de amor, por eso que llega a decir que no le importa no gozar mientras su pareja disfrute y parece tolerar su frigidez. No obstante, todo lo que uno sacrifica pide después tributo al otro. Antes o después ella va exigir a su pareja que sacrifique también algo por ella y además no permitir al hombre que la haga gozar es en sí una tortura para la pareja, que lo condena a la impotencia porque, así como no sentimos nuestro cuerpo sino a través del cuerpo del otro, cuando el cuerpo del otro lo cubre, lo toca, lo convoca, ningún hombre puede sentirse potente no viendo gozar a su mujer.
Este hacer no es algo que la mujer haga de forma consciente, controlada, y en consecuencia pueda solucionarse con racionalizaciones sino un proceso que acontece a nivel inconsciente. El sufrimiento excesivo, a una misma y a los otros, que la frigidez impone se cura con psicoanálisis.
Ángela Gallego. Psicóloga Psicoanalista
Colegio oficial de Psicólogos de Madrid
Jaume Guinot - Psicoleg col·legiat 17674
Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adultos - Terapia de pareja- Psicopedagogía - Logopedia - Coaching -Sexología - Psicologia Forense
Plaça Arts 10 08401-Granollers
Movil: 625659811
Atencio 24h 807505218
Web:http://www.psicologiagranollers.com
Blog:http://psicologiagranollers.blogspot.com
Twitter: psicogranollers

Deja de fumar YA!

Post más valorados en los ultimos 30 dias