¿Somos Adictos al SEXO?


El que llevemos una vida sexual activa no significa en absoluto que seamos sexoadictos. La hipersexualidad o adicción al sexo, es una adicción propiamente dicha, lo mismo que la adicción al alcohol, a las drogas, la ludopatía o la adicción a las compras. Es un trastorno obsesivo compulsivo que hace que los sujetos que lo 

padecen no puedan controlar sus pensamientos ni sus actos repetitivos y como cualquier otra adicción es una conducta autodestructiva que interfiere en la capacidad de la persona para llevar una vida normal lo que trastoca su vida social y laboral en general. Los sexoadictos "Sufren, pasan 'mono', ansiedad, dejan de sentir placer y viven con vergüenza, arrepentimiento, soledad y falta de autoestima. Todos, también, pagan las mismas consecuencias: pérdida de trabajo, de pareja, de dinero." Iván Rotella, de la Asociación Española de Profesionales de Sexología y Vicent Bataller, del Instituto Valenciano de Sexología y Psicoterapia Analítica indican que "En cuestión de sexo, no hay límites. Si tienes muchas relaciones, pero te sientes bien contigo mismo y no sufres por ello, no hay problema".

Los sexoadictos pueden proceder de todas las capas sociales. Famosos sexoadictos son Michael Douglas o el golfista Tiger Woods. Y se da tanto en hombres como en mujeres aunque en menor medida en estas últimas. Según la Society for the Advancement of Sexual Health nueve millones de personas sufren de adicción al sexo en Estados Unidos. El prototipo más común es hombre de entre 40 y 50 años. Pero en la última década la adicción al sexo ha aumentado de forma significativa entre mujeres, ancianos y adolescentes.
 Los síntomas son claros: los sexoadictos solo pueden pensar en satisfacer sus deseos carnales aunque luego se sientan mal. Se masturban más de lo normal, consumen pornografía por cualquier medio a su alcance, son promiscuos, y aficionados a encuentros de una sola noche, padecen sentimientos de soledad, desesperación y falta de ayuda, alto riesgo de comportamientos sexuales para obtener cada vez el mismo nivel de placer, llevan constantemente una doble vida, inexistencia de relaciones no sexuales, ocasionalmente fetichismo y micción nocturna. "Las personas impulsivas, con control deficiente y búsqueda excesiva de novedades o con tendencia al fracaso social, son las que tienen mayor predisposición a ser adictos. El estrés y la baja tolerancia a la frustración también pueden conducir a la adicción al sexo".
 Lo que predispone al sexoadicto son las disfunciones en la intimidad de su familia de origen (abusos, negligencias). La respuesta a ello es el desarrollo de un agudo sentimiento de vergüenza de manera que el individuo se percibe a sí mismo como la causa de ese abuso o negligencia. El resultado es que se siente desvalorizado e inadecuado. La vergüenza y la baja autoestima dan lugar a relaciones interpersonales disfuncionales o inexistentes.
 Según diversos estudios clínicos se observó que en el 97% de los casos existieron abusos psicológicos, en un 81% de los casos abusos sexuales y en un 72% de los casos, abusos físicos.
 De todo lo anterior podemos deducir que existen distintos niveles de adicción sexual:
– Nivel 1: masturbación compulsiva, relaciones sexuales, tanto heterosexuales como homosexuales anónimas en forma compulsiva o no, pornografía, prostitución.
– Nivel 2: exhibicionismo, voyeurismo, llamadas telefónicas indecentes y vandalismo sexual (rápidas e inapropiadas caricias que pueden ser denominadas "pequeñas violaciones").
– Nivel 3 :Abuso sexual infantil e incesto, violación y violencia sexual.
 El test "Sex Help" del especialista en adicción sexual Patrick Carnes enumera los síntomas o señales que presenta un adicto al sexo:
-Te preocupan tus pensamientos sexuales.
-Sientes que tu comportamiento sexual no es normal.
-Te sientes mal por tu conducta sexual.
-Tu comportamiento sexual crea problemas para ti y tu familia.
-Hieres emocionalmente a alguien debido a tu conducta sexual.
-Algunas de tus actividades sexuales están en contra de la ley.
-Escondes tu comportamiento sexual a los demás.
-Te sientes degradado por lo que haces.
-Después de tener sexo, te deprimes.
-Tu deseo sexual te controla.
-Descuidas tu trabajo, a tu familia, amigos y actividades de ocio por el sexo.
-Solo piensas en sexo.
-No puedes escapar de tus fantasías sexuales.
-El sexo es lo más importante en tu vida.
-Internet ha creado problemas sexuales en tu vida
-Pasas demasiado tiempo en línea con fines sexuales
-Pagas por sexo.
-Has tenido o tienes sexo con personas de menos edad.
 El término adicción sexual fue usado hace más de medio siglo atrás por Fenichel (1945) y medio siglo más temprano, en 1897 por Freud, que se había referido a la masturbación como la "adicción primordial" desde la cual se podrían derivar todos los otros desórdenes adictivos. Pero habría que esperar hasta 1970 para que se desarrollaran las pautas necesarias para su identificación y tratamiento. Patrik Carnes, del Centro de Tratamiento Meadwos, en Arizona (EEUU) lo hizo, y además acuñó el término adicción. La nueva edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM 5), la 'biblia' de la Psiquiatría mundial, ha incluido por primera vez en sus páginas la adicción al sexo, a la que denomina clínicamente como trastorno de la hipersexualidad, y da las claves para identificarla.
 La adicción al sexo comparte criterios con el juego patológico, desórdenes sexuales, trastornos por aversión al sexo, desórdenes en las comidas, y su efecto es el de enaltecer o alterar el estado de ánimo.
 "Sexólicos Anónimos o Sexoadictos Anónimos (su homóloga en EEUU), creadas a imagen y semejanza de Alcohólicos Anónimos explican que 'No hay cuotas ni honorarios. No fijamos el número de personas que pueden acudir a las reuniones ni distinguimos por género. Tampoco analizamos las causas personales de la adicción. Lo único que ofrecemos es el programa de recuperación de los 12 pasos, el mismo que se emplea para dejar la bebida', explican desde esta última, que se fundó en 1977".
 En cuanto al tratamiento a seguir, lo más común es combinar la terapia cognitiva conductual, tanto individual como en grupo, para ayudar al paciente a controlar sus impulsos, con el asesoramiento sexológico y algunos fármacos, como los parches antitestosterona o pastillas para calmar la ansiedad.

Fuentes

María B.Rormero, Adicción sexual y trauma temprano

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2010/02/19/neurociencia/1266608681.html

http://www.puranoticia.cl/front/contenido/2012/02/10/noticia-29286.php

Imagen: vanityvam.wordpress.com

Jaume Guinot - Psicoleg col·legiat 17674
Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adultos - Terapia de pareja- Psicopedagogía - Logopedia - Coaching -Sexología - Psicologia Forense 
Plaça Arts 10 08401-Granollers
Movil: 625659811
Atencio 24h 807505218
Web:http://www.psicologiagranollers.com
Blog:http://psicologiagranollers.blogspot.com
Twitter: psicogranollers

Deja de fumar YA!

Post más valorados en los ultimos 30 dias