Controlar el hambre con mindfulness

, Guía de About.com



Hacer dieta para adelgazar implica pasar hambre, pues para perder peso necesitarás ingerir menos calorías de las que gastas y eso hará que tu cuerpo te pida comida a lo largo del día, o a veces incluso te grite desesperadamente que le permitas comer eso que tanto desea.
El hambre puede echar abajo la más sana y equilibrada de las dietas si llega un momento en que no puedes resistir la tentación y acabas no solo picando algo, sino recurriendo precisamente a esos alimentos que más nos pide el cuerpo cuando el hambre aprieta con fuerza: alimentos llenos de calorías y grasas.
¿Qué puedes hacer para controlar el hambre, para no ceder ante esos impulsos y ser fiel a tu dieta? Hay una técnica bastante simple, basada enmindfulness, y que funciona muy bien, pero puede ser un poco difícil de entender el por qué de su funcionamiento. Intentaré explicarla de manera sencilla:
Cuando tu cuerpo tiene hambre, te transmite ese mensaje y surge en tu mente en forma de pensamiento. Algo así como: "tengo hambre, quiero comer algo ahora". Entonces, no solo te das cuenta de que ha surgido ese pensamiento en tu mente, sino que te dejas atrapar por él, te captura, te lo "tragas", lo crees como si fuera una verdad absoluta. No es un pensamiento que observes desde fuera, sino que es como si entraras dentro de él. Para entender esto piensa en la diferencia entre decir: "tengo hambre, necesito comer" y decir: "en mi mente ha surgido un pensamiento que me dice que tengo que comer". En el primer caso te has "tragado" tu pensamiento, en el segundo simplemente lo observas. Y este nuevo modo de relacionarte con tus pensamientos puede crear una diferencia abismal.
Lo mismo podemos decir de la sensación física de hambre. Existe una gran diferencia entre decir: "tengo hambre", y decir: "ahora está surgiendo en mi cuerpo la sensación física de hambre". De nuevo, en el segundo caso estás observando tu sensación desde fuera, sin implicarte ni dejarte atrapar por ella, ni convertirte en ella.
Y exactamente lo mismo sucede con las emociones, conductas o impulsos: "ha surgido en mi mente una emoción de frustración" (o tristeza, ansiedad, etc.), "ha surgido el impulso de ir a la nevera a por cualquier cosa". En vez de: "No puedo soportar esto, es horrible y frustrante" o "tengo que ir a la nevera a por algo ya".
Por tanto:
1. Sustituye tu antiguo modo de pensar por el del observador: "en mi mente surge el pensamiento de tener hambre", "mi mente me está diciendo que tengo que comer algo ya", "en mi cuerpo ha surgido la sensación física de hambre", etc.
2. Tras distanciarte de este modo de tus pensamientos, emociones, sensaciones, impulsos o conductas, sigue observándolos unos segundos más hasta que se desvanezcan por sí solos. Si es una sensación de hambre, obsérvala, nota cómo es, qué sientes exactamente, dónde la sientes, cuál es su intensidad. Nota las emociones o pensamientos que la acompañan, obsérvalos, nota su intensidad, nota todo de ellos. Observa todo lo que hay en ti desde fuera. Luego deja que esa sensación, pensamiento o emoción se vaya por sí misma (lo hará, porque tu mente no mantendrá la atención fija en ellos mucho tiempo, pues así es como funciona) y centra tu atención en lo que estabas haciendo.
3. Si vuelven a surgir esas sensaciones o contenidos mentales, vuelve a hacer lo mismo.
De esta manera, tus pensamientos, y emociones no te controlarán tanto, sino que te habrás distanciado lo suficiente como para verlos desde fuera y decidir si te los "tragas" o simplemente los dejas pasar de largo.
Jaume Guinot - Psicoleg col·legiat 17674
Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adultos - Terapia de pareja- Psicopedagogía - Logopedia - Coaching -Sexología - Psicologia Forense 

Plaça Arts 10 -Granollers
Carrer Granollers 114 - Barcelona

Movil: 625659811       Atencio 24h 807505218
Web:http://www.psicologiagranollers.com
Blog:http://psicologiagranollers.blogspot.com
Twitter: psicogranollers



Deja de fumar YA!

Post más valorados en los ultimos 30 dias