Los celos, la emoción no deseada

Por Alba Orteu, Psicóloga

¿A qué se deben los celos? ¿Por qué hay personas que tienden a tener más celos que otras? Seguro que muchos de vosotros habréis experimentado alguna vez en vuestra vida celos por algún motivo. Es decir, habréis sentido miedo por perder alguna posesión o persona  muy querida. Para que existan los celos resulta fundamental tener un sentimiento de propiedad. A modo de ejemplo expondremos algunos casos: un niño puede experimentar celos porque un amigo está jugando con un juguete que le pertenece, o porque cree que su madre le da más atención a su hermano que a él; un adolescente puede experimentar celos porque su novia habla demasiado con su mejor amigo; un adulto puede experimentar celos porque sospecha que su mujer está con otro…
Las personas que experimentan celos de forma compulsiva y que los llevan al extremo se consideran celosos patológicos. Por otro lado, cuando se habla de las relaciones de pareja y los celos, se dice que según el tipo de relación que mantengas existen más o menos posibilidades de experimentarlos. Por ejemplo, en las relaciones monógamas  se tiende a experimentar más celos que en  las parejas que mantienen una relación libre. Existen estudios sobre cómo experimentan los celos hombres y mujeres. Los hombres tienden a sentir más celos cuando piensan que su mujer ha tenido relaciones sexuales con otro hombre. Por el contrario, las mujeres tienden a tener más  celos cuando piensan que su pareja está enamorada de otra persona. Cuando los celos excesivos  interfieren en tu vida se usa técnicamente la palabra "celotipia". La persona que la sufre necesita de un tratamiento psicológico, ya que no puede controlar por sí misma lo que siente.
A la lo largo de la historia han existido movimientos sociales e ideologías que han hecho que los celos perdieran relevancia. Un ejemplo claro de ello es el movimiento hippie (años 60-70). Durante esta época los jóvenes reivindicaban el lema del  "amor libre". Teóricamente, para ellos  los celos no existían porque no existían las ataduras con nadie, todo el mundo era libre. ¿Pero realmente creéis que nunca experimentaban celos? Actualmente podemos hablar de sociedades en las que los celos podrían no tener tanto peso, ya que su forma de organizarse con sus parejas no incluye la relación de pertenencia. Un ejemplo de estas sociedades es el pueblo Semai, donde las familias viven toda la vida en casa de su madre. Los hombres visitan a las amantes únicamente por las noches, pero al llegar el día vuelven a sus casas, haciendo vidas completamente separadas.
A pesar del componente no deseado de los celos, estos, como cualquier otra emoción,  cumplen una función adaptativa En ciertas situaciones los celos pueden ser una alarma de que aquello que sientes como tuyo (pareja, amistades, familia…) se está alejando ¿Creéis que es positivo comunicar los celos que estáis sintiendo a la persona implicada?
fuente: paraemocionarse
Jaume Guinot - Psicoleg col·legiat 17674
Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adultos - Terapia de pareja- Psicopedagogía - Logopedia - Coaching -Sexología - Psicologia Forense

Plaça Arts 10 -Granollers
Carrer Granollers 114 - Barcelona

Movil: 625659811       Atencio 24h 807505218
Web:http://www.psicologiagranollers.com
Blog:http://psicologiagranollers.blogspot.com
Twitter: psicogranollers

Deja de fumar YA!

Post más valorados en los ultimos 30 dias