Terapia Online: el futuro llego hace rato

de Salud y Psicologia


Nuevas Tecnologías, Nueva posibilidades
Salud y Psicología comenzó explorando la web. Primero abrió un servicio online de consultas y luego descubrió que muchos de aquellos consultantes pedían continuar con esa modalidad online de terapia.  Coincidiendo con otras colegas, lo veiamos como un modo de brindar asistencia terapéutica a larga distancia, favoreciendo a aquellas personas que tenían dificultades para acceder a la psicoterapia presencial, ya sea porque viven en zonas rurales alejadas o en poblaciones pequeñas y temen ser estigmatizadas si se conoce que acuden a un psicólogo, o personas que no disponen de mucho tiempo libre y pueden ahorrarse el tiempo de los desplazamientos, personas que sufren algún impedimento físico o mental que les dificulta la salida de sus casas (obesidad, convalecencia, fracturas, agorafobia, fobia social…), personas que debido a la naturaleza de su problema no se atreverían a contarlo cara a cara (frecuente en abusadores, perversos, pedófilos, asesinos que encontrarón eco en las fotos y temáticas que desarrolla SyP) y también personas que no pueden permitirse un tratamiento presencial ya que suelen ser mas caros y poco accesibles para personas de bajos recursos o recursos medios.
Optamos por ofrecer una terapia virtual breve, de tipo cognitiva (dada su validación empírica),  a través de chat (msn), llamada o videoconferencia (Skype).
Nuestra iniciativa no es tan nueva ni inusual como parece a algunos. La ciberterapia o consulta psicológica a través de internet comenzó a mediados de los noventa en Estados Unidos y en seguida se probó en Europa y Latinoamérica, y su uso está más extendido de lo que podría parecer. Existen entidades que ya se han encargado de regular su ejercicio y de establecer un código ético para los sitios web relacionados con la salud mental. El psiquiatra Luis I. Mariani, presidente de la Sociedad Iberoamericana de Salud Mental en Internet (Sismi) está convencido de que el fenómeno va a más y de que, en el futuro, la psicoterapia virtual irá reemplazando a la presencial. "Cuando dispongamos de sistemas de transmisión de datos multisensoriales de alta calidad y en tres dimensiones, la experiencia terapeuta-paciente va a ser muy similar a la presencial", comenta.
¿Qué tipo de problemas pueden resolverse con un psicólogo a distancia y cómo trabajan?
La oferta de terapias psicológicas por internet es amplísima y no faltan profesionales que apuestan incluso por el psicoanálisis vía on line, si bien esta última suscita polémica y no esta validada empíricamente. La opinión mayoritaria entre los especialistas es que la consulta virtual puede utilizarse en el caso de problemas o preocupaciones de la vida cotidiana (dificultades en el trabajo, con los hijos, con los estudios, miedo a equivocarse con una decisión…) o trastornos mentales leves. Respecto a los trastornos mas graves y crónicos aún no se ha validado empíricamente su eficacia, pero confiamos que podrá ser una herramienta complementaria al tratamiento farmacológico y presencial.
Las consultas más frecuentes son: problemas de pareja, trastornos sexuales, fobias, ansiedad, depresiones, stress, obsesiones y trastornos alimentarios.
El doctor Mariani sostiene que la psicoterapia de orientación cognitiva conductual puede canalizarse perfectamente a través de internet "y es la que ha demostrado mayor eficacia en el tratamiento de los trastornos que con mayor frecuencia afectan a los adultos, como los trastornos de ansiedad, de pánico, trastorno obsesivo-compulsivo, agorafobia, ansiedad social, fobias y la depresión menor o distimia". Sin embargo, Vicente Prieto, vocal de Clínica y Salud del Colegio de Psicólogos de Madrid, opina que determinadas técnicas de relajación o de desensibilización sistemática para las fobias son inviables a distancia. "Hay muchos casos que requieren enfrentar a la persona a ciertas situaciones o entrenarla en habilidades sociales que exigen que el psicólogo la acompañe en su entorno cotidiano, y esos no pueden abordarse por internet", precisa.
Respecto a este punto creemos que las posibilidades que ofrece Skype (audio y vídeo) aún no han sido exploradas del todo como para apresurarse a descartarlas. En nuestra experiencia profesional hemos constatado que es posible realizar ejercicios de relajación a través de Skype y que de hecho son más efectivos que los presenciales, dado que el paciente puede realizarlos desde su casa, en su cama y sin que el terapeuta lo inhiba (dado que la cámara puede apagarse y quedar él solo con la voz del terapeuta. Cuestión que nos recuerda el dispositivo de diván).
SyP adopto como protocolo los siguientes pasos: a) recepcionamos la consula a través de un correo electrónico b) evaluamos la gravedad del caso, de modo de decidir por una terapia online, y en ese caso, de que tipo -grupal, individual, por chat, mail, llamada o videoconferencia- o bien por una terapia presencial si el paciente se encuentra dentro del área de cobertura. c) Concertamos las entrevistas preliminares por el medio elegido de común acuerdo d) Conceptualizamos el caso y tratamos de arribar a un posible diagnóstico presuntivo. e) Comenzamos por la psicoeducación del paciente, la construcción de una alianza de trabajo y por la explicitación del encuadre. f) Finalmente emprendemos el tratamiento propiamente dicho, que varía ampliamente según la problemática del paciente.
No obstante, los profesionales admiten que se encuentran con un obstáculo importante en la consulta virtual porque son muy pocos los pacientes que solicitan el uso de la cámara. "Esto hace que se pierda la información no verbal del cliente, como la forma de presentarse, el lenguaje corporal o el tono de voz, y eso puede dificultar en algunos casos el diagnóstico de algún trastorno psicótico o de la personalidad o percibir el estado emocional del paciente en algunos momentos, todo lo cual sería más fácilmente detectable en una entrevista presencial", reconocen Mariani.
También hay otro  problema intrínseco a la terapia online vía chat o mail: "Al basarse en el lenguaje escrito, todas las tareas que rodean la terapia requieren de mucho más tiempo que la presencial; lo que el cliente lee en unos segundos puede tardar varios minutos en escribirse cuando se trata de un mail; el primer contacto, las sesiones y orientaciones, el envío de material de apoyo como cuestionarios y escalas, las instrucciones de las diversas técnicas, el aclarar dudas, motivar o aconsejar a los clientes en los mails que se intercambian entre sesiones, etcétera, hacen que se alarguen considerablemente las jornadas". Pero por el otro lado, las sesiones virtuales tienen la ventaja de que, al quedar registradas, pueden ser consultadas en cualquier momento por el paciente o el profesional, "lo que facilita que el primero pueda asimilar mejor las pautas e instrucciones que se le dieron al releerlas y, al segundo, hacer un mejor seguimiento y consultar informaciones antiguas que pueden resultar reveladoras junto a otras más recientes". Y la comodidad de asesorarse mediante correo electrónico o chat también anima a más personas a obtener una orientación profesional para problemas o dificultades ocasionales que no recabarían si tuvieran que acudir a consulta.
Y ¿quiénes buscan ayuda psicológica virtual?

Tratamiento virtual
La mayoría de los pacientes que recibe SyP, en torno al 45%, son hombre y mujeres, de entre 21 y 45 años, con estudios universitarios o secundarios completos, que viven en las afueras de las grandes ciudades; también existen casos que por trabajo o estudios se encuentran en el extranjero y prefieren consultar a un psicólogo en su lengua materna. También recibimos casos de perversiones que encuentran un gran alivio en la posibilidad del anonimato y en la confidencialidad que aseguramos.
Son muchos los pacientes que eligen la vía virtual animados por la comodidad de no tener que desplazarse para comunicarse con su psicoterapeuta, bien porque tienen problemas físicos o psíquicos (agorafobia) para moverse, bien por falta de tiempo o porque a través de internet pueden atenderse con el profesional que quieran, residan donde residan. Pero también hay un grupo que llega a estas consultas virtuales por timidez, en busca de anonimato o porque por mail o chat se encuentran más desinhibidos que cara a cara."He tenido clientes que habían estado anteriormente en terapia presencial y que me revelaron aspectos de su problema que nunca antes se habían atrevido a contar y eran factores importantes para poder evaluar y tratar correctamente el problema", confiesa uno de los colegas de SyP.
Claro que a las consultas virtuales de psicología también llegan muchas personas en busca de respuestas milagro y, por supuesto, gratuitas para sus problemas cotidianos. "Recibimos muchos correos electrónicos pidiendo ayuda sobre problemas de pareja o con los hijos de personas angustiadas que buscan una solución mágica, que creen que con la respuesta que les darán por mail se resolverán esos problemas; y no es así, no hay frases mágicas, la consulta psicológica online es igual que la presencial, requiere de una planificación y de una intervención", explica Pablo Ruisoto, terapeuta online. Y advierte también de que el hecho de hacerla por internet no quiere decir que la consulta psicológica sea gratuita, aunque es cierto que es más económica que una de carácter convencional. En su caso, una sesión on line cuesta 35 euros, frente a los 60 de una presencial."Hay un alto porcentaje de personas que cuando respondemos a su mail explicando que tratar su problema requiere de varias sesiones y de un plan de intervención personalizado y les explicamos las condiciones económicas y que no podemos concretarles nada hasta que hayan aceptado estas, desisten y no volvemos a saber de ellos; en cambio, en la consulta presencial, el 99% de los pacientes que llegan prosiguen", dice el psicólogo. Pero más allá del coste…
¿qué hay que tener en cuenta cuando se busca atención Psicológica online?
"Lo primero, antes de asesorarse sobre nada, es saber con quién estás tratando, si es un profesional colegiado o no, y que ofrece garantías de solvencia, porque si no sus consejos en vez de ayudar pueden perjudicar", subraya el vocal de Clínica y Salud del Colegio de Psicólogos de Madrid. Y advierte que no siempre es así, pues al colegio llegan quejas de pacientes que se han estado tratando con personas que no eran ni psicólogos ni psiquiatras, o que han recibido consejos que no podían aplicar.
El presidente de la Sociedad Iberoamericana de Salud Mental en Internet también aconseja cerciorarse de la idoneidad del terapeuta virtual, "como en la vida real". Su recomendación es optar por profesionales que expongan su currículum y su número de colegiado para que puede verificarse. Ruisoto considera que una garantía adicional es comprobar que detrás de una consulta virtual hay también una institución física, y que el profesional en cuestión tiene una formación específica para el problema para el que buscamos ayuda. "No vale cualquier psicólogo de los que hay en internet".
Por otra parte, Franciso Porto aconseja tomar precauciones para evitar que el material de las sesiones pueda llegar a manos de otras personas, lo cual violaría el principio de privacidad. Son útiles para la prevención del filtrado de datos el uso de contraseñas y de herramientas para la verificación de los usuarios, entre otras medidas de seguridad. En cuanto a la efectividad de los tratamientos psicológicos a distancia, Porto asegura que está comprobado que la mejoría del paciente tiene más que ver con la calidad de la relación que es capaz de construir el terapeuta con el paciente que con las técnicas en sí mismas. "Calidad, empatía, autenticidad y consideración positiva son características que los terapeutas deben emplear con sus pacientes para que puedan encontrar mejoría en sus problemas, y esas características son perfectamente aplicables por chat escrito, por teléfono o a través de micro y webcam", relata el especialista.
Mariani opina que el tratamiento por internet "resulta eficaz sólo cuando los trastornos mentales que van a ser abordados tienen como indicación exclusiva de tratamiento la psicoterapia, sin necesidad de medicación, ya que no es posible medicar por internet".
Vicente Prieto, por su parte, cree que el tratamiento virtual es eficaz cuando se trata de aconsejar y de dar estrategias para problemas de la vida cotidiana del paciente, pero considera que no es una alternativa válida para sustituir una intervención psicológica en profundidad.
¿POR QUÉ GUSTA A LOS PACIENTES?
Por…
ANONIMATO. Hay personas que, por vergüenza, por estar expuestas a la opinión pública, por miedo a que las estigmaticen, prefieren no verse con el psicólogo.
INTIMIDAD. Algunos pacientes se sienten más desinhibidos, más libres para expresar lo que sienten y ser más directos si no tienen al terapeuta delante.
COMODIDAD. En internet las distancias no existen; eliges el profesional que quieres vivas donde vivas; ahorras tiempo y te puedes conectar aunque estés de viaje.
DISCAPACIDAD. Es una buena solución para personas que tienen reducida la movilidad física por una discapacidad o por una convalecencia, por fobia social, obesidad…
ECONOMÍA. Las sesiones virtuales con el psicólogo acostumbran a ser entre un 40% y un 50% más baratas que las sesiones presenciales.

Jaume Guinot - Psicoleg col·legiat 17674
Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adultos - Terapia de pareja- Psicopedagogía - Logopedia - Coaching -Sexología - Psicologia Forense

Plaça Arts 10 -Granollers
Carrer Granollers 114 - Barcelona

Movil: 625659811       Atencio 24h 807505218
Web:http://www.psicologiagranollers.com
Blog:http://psicologiagranollers.blogspot.com
Twitter: psicogranollers

Deja de fumar YA!

Post más valorados en los ultimos 30 dias