La pérdida de libertad por una adicción que te despoja

de Psicología

pregunta, alcoholismo
"Dr. no pudo controlar el alcohol, en la vida me pasa lo mismo y ya perdido" ( comentario de un paciente en rehabilitación en una comunidad terapéutica).
El paciente relata su tragedia de la pérdida de la libertad cuando dice que no puede controlar sus actos. Matrimonió, hijos, vivienda y ya casi el trabajo son el reflejo fiel del despojo de sí mismo al cual lleva las conductas adictivas. De ahí a la muerte hay un solo paso.
Otro joven, lúcido en momentos de no consumo y con una sabiduría política de la vida, dice: "... eres la muerte y sin embargo me convence, te atreves a mentirme, me obliga a rendirme y me haces quedar sólo para qué no haya testigos y llegaría a matar para no compartir con nadie". Muerte y soledad sin testigos.

Quedamos hipotecados.

Es que el alcohol y otras drogas, así como el juego, el sexo compulsivo y la comida, embargan e hipotecan nuestra personalidad haciendo que la gratificación temporaria que provocan nos haga sentir como dioses sin fallas y carencias.
Pero al mismo tiempo surge un permanente conflicto ya que al quedar embargado nuestro ser más profundo va quedando limitada nuestra libertad, por eso el paciente poeta afirma que "sólo soy un esclavo más, encerrado en el olvido, me resigno a lo que es estar vivo. El tocar fondo". En este punto comienza el proceso terapéutico de otra vida posible, diferente a la del embargo de nuestras libertades, de nuestro cerebro, de nuestro hígado.
En el embargo de nuestra persona producido por la adicción se reconoce una apropiación de zonas muy sensibles del sistema nervioso que componen el denominado sistema de recompensa es el eje del placer, la motivación y la posibilidad de otorgar. Esta es la base neurofisiología de las adicciones y está compuesta por el sistema límbico, vinculación de la materia con las emociones, el hipocampo, consolidación de la memoria, el núcleo accumbens, grupo de neuronas ubicadas en el encéfalo, y la amígdala, expresión y regulación de las emociones.
Todos estos síntomas están vinculados con la zona frontal del cerebro, base biológica de los elementos másevolucionado del ser humano donde se desarrollan, por ejemplo, la planificación del futuro, la moral y la libertad.
La estimulación permanente con alcohol alimente este sistema de recompensa y genera unasuperproducción de un neurotransmisor llamado dopamina, que encadena al placer y a la recompensa.Suspendiendo la acción del lóbulo frontal, base de la humanidad más profunda, quedamos a expensas de la satisfacción inmediata.

La puerta giratoria.

La transformación anatómica y fisiológica de estos circuitos neurológicos, acompañada de duelos, pérdidas y traumas vitales que acompañan la vida de todo adicto, lleva de dos a tres años hasta consolidarse como enfermedad. En los menores el proceso es mucho más rápido.
La recuperación implica también un tiempo similar donde se requiere abstinencia de consumo. Hoy sabemos que el duelo y la aceptación de la renuncia a las sustancias lleva alrededor de cinco años, similar al tiempo de duelo frente a la pérdida de seres queridos.
De no tomar sustancias es sólo un tema a resolver en el tratamiento de los adictos. Es un proceso terapéutico lo que necesita. La desintoxicación sola, tema muy común en América Latina por las limitaciones de los circuitos de atención social tanto públicos como privados, es una puerta giratoria.
Nada cambiará si no se llevan a cabo acciones específicas que combinen:
  • Psicoterapia individuales y familiares.
  • Cambios en el estilo de vida, no sedentarismoalimentación diferente, yoga.
  • Desarrollo de un programa estratégico de vida.
Este último punto debe incluir:
  • Abandono de vínculos adictivos.
  • Evitación de enredos emocionales.
  • Padrinazgos de pacientes ya rehabilitados.
  • Uso del teléfono ante dificultades.
  • Vigilancia de las emociones negativas.
  • Alerta cuando se está por alcanzar una meta para no sabotear.
  • Diseño de estrategias para escapar a la trampa del sí fácil.
  • Asistencia a grupos de mantenimiento.
En suma, una terapia en adicciones incluye habitar, habilitar, reconocer y dar la palabra para poder hacer uso del bien más preciado que tenemos, la libertad.


Jaume Guinot - Psicoleg col·legiat 17674
Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adultos - Terapia de pareja- Psicopedagogía - Logopedia - Coaching -Sexología - Psicologia Forense

Plaça Arts 10 -Granollers
Carrer Granollers 114 - Barcelona

Movil: 625659811       Atencio 24h 807505218
Web:http://www.psicologiagranollers.com
Blog:http://psicologiagranollers.blogspot.com
Twitter: psicogranollers

Deja de fumar YA!

Post más valorados en los ultimos 30 dias