DESCUBRIENDO LA ANSIEDAD

de INTELECTO EMOCIONAL
Todos hemos sentido la ansiedad en algún momento de nuestra vida, de hecho siempre estuvo ahí, durante toda la evolución. Si el ser humano se ha perpetuado es gracias, entre otras cosas, a la ansiedad.

La ansiedad es una emoción y como tal sirve a unos fines concretos. La ansiedad es una emoción desagradable que sirve, básicamente, para preparar a nuestro organismo ante una amenaza. Podríamos decir que la ansiedad coloca al organismo en una situación de alerta ante un peligro inminente.

En una publicación anterior (la referida a la diferencia entre ansiedad y miedo)  ya se hizo referencia a la función adaptativa que tienen las emociones. Es difícil, para aquellos que viven sometidos a unos altos niveles de ansiedad que dificultan su vida cotidiana, poder entender que esta emoción es una ayuda inestimable para garantizar nuestra seguridad pero lo cierto es que así es. La ansiedad hace que se agudice nuestra percepción, que aumente el flujo sanguíneo a las extremidades para garantizar nuestra respuesta de lucha o huida ante ese peligro inminente, que aumente nuestro ritmo respiratorio garantizando una mayor aporte de oxigeno a todas nuestras células, etc.

Hace millones de años, gracias a la ansiedad, se podía prever la llegada inminente de depredadores y eso nos permitía, de un modo rápido, adaptar nuestra respuesta a las necesidades que se avecinaban. Actualmente esos peligros que acechaban al ser humano han cambiado, ya no hay depredadores pero si hay riesgos y peligros que hacen necesaria esta respuesta emocional.

¿Qué es exactamente la ansiedad?

Antes de continuar es interesante definir la ansiedad desde un punto de vista científico pero lo suficientemente cercano como para ser entendido fácilmente por todo el mundo, la definición del Catedrático Juan José Tobal (1999) cumple ambos requisitos: es una respuesta emocional o patrón de respuestas (triple sistema de respuestas) que engloba aspectos cognitivos displacenteros, de tensión y aprensión; aspectos fisiológicos, caracterizados por un alto grado de activación del sistema nervioso autónomo y aspectos motores que suelen implicar comportamientos poco ajustados y escasamente adaptativos.

Tal y como quedo expresado en una publicación anterior la ansiedad se manifiesta a nivel fisiológico (lo que siento), a nivel cognitivo (lo que pienso) y a nivel motor (lo que hago) y a esto es a lo que el profesor Tobal se refiere al hablar del triple sistema de respuestas (Lang).

Si interesante es tener en cuenta el triple sistema de respuesta, no lo es menos tener en cuenta que ese triple sistema de respuesta varía de una persona a otra. Es decir, hay personas en las que la ansiedad de manifiesta de forma equilibrada en los tres niveles de respuesta y las hay en las que ese equilibrio no se cumple y predomina bien el nivel fisiológico de respuesta, bien el cognitivo, bien el motor.

Dicho lo anterior parece evidente que no se puede vivir sin ansiedad del mismo modo que no se puede vivir sin cualquier otra función que se haya mantenido durante el curso de la evolución, vivir sin ansiedad nos condenaría a la muerte.

El problema de la ansiedad aparece cuando esta emoción nos sorprende sin ser necesario, cuando la persona, de modo cada vez más habitual, genera una respuesta de ansiedad sin una necesidad manifiesta. Si la persona comienza a pensar que su hijo va a morir en el colegio esa misma mañana su organismo se va a comportar como si realmente eso fuera posible y aumentará el aporte de oxígeno a las células, el volumen sanguíneo a los miembros... esto no es sano. A largo plazo las personas van generalizando esa ansiedad a más estímulos externos, a más situaciones, a más pensamientos haciendo que su organismo viva en un constante estado de tensión que no dificulta que el que la padece esté tranquilo.

El tratamiento de la ansiedad debe dirigirse a los tres niveles de respuesta, el que la padece debe aprender a manejar sus pensamientos, a pararlos cuando sea necesario, debe aprender a manejar la activación fisiológica que genera la ansiedad mediante técnicas de relajación concretas y por último debe aprender técnicas que le permitan manejar las respuestas motoras asociadas a la ansiedad.


Jaume Guinot - Psicoleg col·legiat 17674
Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adultos - Terapia de pareja- Psicopedagogía - Logopedia - Coaching -Sexología - Psicologia Forense

Plaça Arts 10 -Granollers
Carrer Granollers 114 - Barcelona

Movil: 625659811       Atencio 24h 807505218
Web:http://www.psicologiagranollers.com
Blog:http://psicologiagranollers.blogspot.com
Twitter: psicogranollers

Deja de fumar YA!

Post más valorados en los ultimos 30 dias