«A los jóvenes no se les dice 'no' lo suficiente»

El número de jóvenes que acuden por su propia voluntad a consulta psicológica ha aumentado en un 100% desde junio de 2008. La mayoría llegan por problemas de ansiedad o inseguridad ante una nueva situación, por ejemplo, al comenzar un nuevo empleo. A veces, se encuentran sin recursos para solucionar los problemas, y tienen poca resistencia a la frustración.
Estos son, al menos, los datos que maneja María Jesús Álava en su consulta de Madrid. La psicóloga clínica participó en la última jornada del congreso sobre el mismo tema, que se ha celebrado los últimos tres días en el Palacio de Miramar en Donostia, en el marco de los Cursos de Verano. En él, Álava habló también sobre cómo abordar estos problemas, y dio varias de las 'Claves de éxito para tratar a niños y adolescentes'.
Una de las principales, aseguró, es poner pautas: «Por ejemplo, cuando los niños empiezan a decir, a los 6 ó 7 años, que no quieren irse a la cama, hay que poner una hora fija para irse a la cama. Cuando los padres establecen determinadas normas, no hay que repetirlas, hay que esperar a que los hijos lo hagan, y si no, debería existir una consecuencia inmediata», explicó la doctora. «Hay que ser muy contundente cuando desobedezca, los jóvenes reaccionan más ante los hechos que ante las palabras. Y, mientras tanto, hay que proporcionarles los recursos para que cambien».
En ese sentido, Álava también explicó que hoy en día una gran cantidad de padres se muestran «demasiado blandos» con sus hijos. En 2004 publicó un libro titulado 'El NO también ayuda a crecer'. Sobre esto también advirtió la psicóloga: «A los jóvenes no se les dice 'no' lo suficiente. Muchas veces se dice, pero no hacen caso y no hay consecuencias. Quizá habría que hacerlo menos veces pero de manera más tajante». En gran parte de los casos los padres se sienten «culpables» tras decir 'no'. «Muchos de ellos vienen a la consulta para que les enseñemos a decirlo sin que luego se agobien», explicó la ponente.
Siguiendo esta línea, María Jesús Álava alertó de una figura que abunda últimamente, la de 'padre colega'. Esta actitud, dijo, termina volviéndose al cabo del tiempo contra el padre, ya que el joven le hace responsable de su propia inseguridad o de los límites que atravesó. «Hay casos de chavales con 20 años que les dicen: ¿por qué el primer día que llegué borracho, en lugar de ponerme en mi sitio, no le diste importancia?'. La factura emocional es el alejamiento de ese padre que no le ha puesto límites».
Otra de esas pautas que aconsejó a la hora de tratarlos y siempre que no sean ellos los que acuden voluntariamente, es la de consultar en primer lugar a los padres. Esto es así porque los jóvenes podrían dar una visión «muy distorsionada» de la realidad o, simplemente, dar sólo su versión.
«Necesitamos a los padres para que nos den el marco completo de intervención y porque muchas veces son los primeros que pueden actuar. Ellos te dan una visión global que luego tú contrastas con el joven, y además ejercen como coterapeutas, ayudan en el proceso de tratamiento», detalló Álava. «Luego ya acudimos a los afectados y hacemos registros sobre cómo están viviendo la situación, y les damos los recursos desde la psicología para que puedan superarlo».
Sin embargo, aunque el número de chavales que van a las consultas por propia voluntad sigue creciendo, la realidad es que los adolescentes suelen mostrarse reticentes a recibir terapia psicológica.
«Terminan yendo»
Según explicó la conferenciante, esto es debido a que muchos de ellos, que tienen problemas de conducta «muy grandes» y se muestran «agresivos» y «tiranos», saben que el psicólogo les va a reprender, que les va a decir que no está bien lo que hacen. «Sin embargo, todos terminan yendo», aseguró. «Esto se consigue cambiando las circunstancias de la casa, y haciendo que los jóvenes ya no puedan realizar aquellas cosas que les gustan a cambio de nada, teniendo que ganárselas. Es entonces cuando acuden a la consulta, para pactar con el psicólogo lo que ya no consiguen con sus padres».
Otra de las claves esenciales para María Jesús Álava es la de la orientación temprana en el colegio. A los 6 años, asegura, es el momento idóneo para buscar el tipo de centro escolar que más conviene al niño, y de esta forma se puede prevenir el fracaso escolar. «A esa edad se sabe lo que va a dar de sí intelectualmente esa persona, y están formados los constructos básicos de su personalidad», dijo la psicóloga. «Hicimos la prueba con 842 niños, y durante el seguimiento posterior de 8 años, no hubo un sólo caso de fracaso escolar».
fuente: diariovasco
Jaume Guinot - Psicoleg col·legiat 17674
Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adultos - Terapia de pareja- Psicopedagogía - Logopedia - Coaching -Sexología - Psicologia Forense 

Plaça Arts 10 -Granollers
Carrer Granollers 114 - Barcelona

Movil: 625659811       Atencio 24h 807505218
Web:http://www.psicologiagranollers.com
Blog:http://psicologiagranollers.blogspot.com
Twitter: psicogranollers


Deja de fumar YA!

Post más valorados en los ultimos 30 dias