La pérdida de la vivienda da origen a un duelo similar al de la muerte de un ser querido


Las patologías psicológicas crecen sin parar debido a la ansiedad de los abocados a un pozo sin fondo. Psicólogos Sin Fronteras (PSF) tiene en marcha programas de atención para estas personas y el coordinador de Psicología en Tiempos de Crisis, Ernolando Parra, intenta rescatarlas
¿Son ustedes el paño de lágrimas de los desahuciados?
La gente no acude a nosotros para contarnos penas, sino pretendiendo solucionar sus problemas económicos, que son muy potentes, pero para hacer eso necesita estar en buenas condiciones mentales. Y la mayoría no lo está. Desde Psicólogos sin Fronteras proporcionamos un asesoramiento y un acompañamiento pensado para ayudar a personas que están en situación crítica a recuperar el control sobre su vida.
Los síntomas serán demoledores.
Nos encontramos con crisis vitales muy agudas. Y pasar por esas emociones tan intensas, invalida e incapacita mucho. Encontramos gente con mucha desesperanza, muy triste, gente que no puede ver el futuro con optimismo. Aparecen sensaciones de culpa, de vergüenza, y expresiones muy complejas a nivel emocional.
¿Se ajustan sus pacientes a algún retrato robot?
Estamos atendiendo a muchas familias de clase media que pierden el trabajo y se les desmorona todo y que, de repente, ven desaparecer su proyecto de vida. Están metidos en un hoyo y no ven la salida por ningún lado. Eso conlleva problemas entre ellos, falta de autoestima, frustración, desesperanza. También atendemos a personas que han avalado a sus hijos en la adquisición de una vivienda. Esa es también una situación muy angustiosa cuando tú ya tenías tu casa pagada y, aparentemente, la vida resuelta. Y a vecesm atendemos a familias monoparentales, sobre todo a mujeres solas, que pierden su hogar por sus problemas económicos o los de su expareja, lo que aún es más grave.
¿Cómo se anima a la gente que tiene la vida completamente rota para salir adelante?
Intentamos que recuperen sus capacidades que están secuestradas. Porque tienen un modelo de vida único, una forma de resolver los problemas única, unos roles asociados al padre y a la madre sin ninguna flexibilidad. Se trata de que den una vuelta a todo. Que busquen modelos de vida alternativos y que inicien un proceso de asumir las pérdidas. Porque para combatir la crisis y la angustia hay que estar lo mejor posible y ser creativos.
¡Qué difícil!
Los cabezas de familia tienen que entender que sus roles no solo están vinculados a la obtención de fondos, sino que es necesario que se sigan comprometiendo con el desarrollo de su familia, con el apoyo a sus hijos y vinculen todo eso al giro social. Las familias que están sufriendo por ser expulsadas de sus casas, tienen que saber que ellos solo son la punta de un iceberg gigantesco y que deben fortalecer su relación con la comunidad y con la sociedad para sentirse parte de un problema mayor.
Habla de asumir pérdidas, casi como si habláramos de un fallecimiento.
El proceso psicológico es similar. La pérdida de una vivienda lleva implícito la pérdida de identidad, de bienes materiales... y se tiene que dar un reajuste que tiene que ver con la reconstrucción personal. Es parecido al duelo que hay que hacer tras el fallecimiento de un ser querido.
Los afectados usan medicamentos, ansiolíticos, antidepresivos... ¿La sanidad pública responde adecuadamente a este fenómeno?
A la sanidad pública le queda mucho por desarrollar en estos temas mentales y psicológicos. La atención está excesivamente medicalizada y no se aborda como un recurso de apoyo.
¿A quién culpabilizan? ¿Se sienten estafados por el mundo, engañados por los bancos...?
El peor momento es cuando no entienden qué les ha pasado. Estaban viviendo cada día pagando sus gastos, afrontando su hipoteca y, de repente, aparece un despido, luego un desahucio... y hay una sensación de pérdida de control. Con el tiempo, van evolucionando de forma positiva y consiguen entender algo.
¿Qué entienden?
Pues que ellos solo son víctimas de un entramado inmobiliario y financiero especulador, que no respeta a las personas y que es depredador. Entonces, la persona se ve como víctima de un sistema y no como culpable de haber tomado unas decisiones. Al fin y al cabo, lo único que ha sucedido es que algunos les han colocado en la boca del lobo. Y cuando la boca se cierra, esos que les han colocado ahí, desaparecen, y se encuentran con que están solos y van a por ellos.
¿Tiene la impresión de que hay suicidios encubiertos por la crisis económica?
Los últimos datos de suicidios que corresponden a la estadística de 2010 dicen que son similares a los de años anteriores. Pero por nuestra experiencia profesional, sí creemos que hay una tendencia creciente a las tentativas de suicidios, los suicidios consumados y los encubiertos, que no se contabilizan como tal. Además nuestra impresión es que los datos van a ir subiendo en los próximos registros.
fuente: deia.com
JAUME GUINOT - PSICOLEG COL·LEGIAT 17674
Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adultos - Terapia de pareja- Psicopedagogía - Logopedia - Coaching -Sexología - Psicologia Forense

Plaça Arts 10 -Granollers
Carrer Granollers 114 - Barcelona

Movil: 625659811       Atencio 24h 807505218
Web:http://www.psicologiagranollers.com
Blog:http://psicologiagranollers.blogspot.com
Twitter: psicogranollers

Deja de fumar YA!

Post más valorados en los ultimos 30 dias