Crisis económica y licencia para mentir:Cómo nos autoengañamos

Crisis económica y licencia para mentir: ¿Cómo nos autoengañamos?


En los últimos meses, cuando la situación económica de Europa se ha hecho particularmente difícil de sobrellevar, la presión fiscal se ha hecho más fuerte. Como resultado, estamos viviendo un fenómeno social muy curioso en el cual sentimos que pagamos unos impuestos injustos mientras que los demás son evasores que deberían pagar mucho más para ayudar a todos a salir de la crisis.

Paradójicamente, este "sentido de justicia" conduce a muchas personas a cambiar su comportamiento evadiendo aquí y allá. Por supuesto, esta evasión está "justificada" porque estas personas creen realmente que están siendo víctimas de una injusticia colosal y deciden tomar el karma por los cuernos.

El problema es que todo comienza con infracciones pequeñas como descargar algunas canciones u omitiendo algunos impuestos. Pero poco a poco todo se va incrementando y el engaño adquiere proporciones mayúsculas. Esa pequeña porción de justicia que decidimos suministrarnos se convierte en una forma de vida.

Por supuesto, todo ocurre de manera subrepticia, casi por debajo de nuestra conciencia porque realmente nos permitimos más "engaños" de los que estaríamos dispuestos a reconocer. Así, un buen día, nos despertamos y nos damos cuenta de que también nosotros estamos en ese "lado oscuro" del cual pretendíamos defendernos. Y claro, es que cuando se trata de características negativas, tendemos a subestimar cuánto tenemos en común con los otros.

A comprobar la idea de que mentimos y engañamos sin ser conscientes de las repercusiones acude un experimento muy interesante desarrollado en la Universidad de Duke. En práctica, a los estudiantes se les dio la oportunidad de engañar en un test de conocimiento general. A un grupo se les pidió que transfirieran sus resultados a una hoja donde ya aparecían las respuestas correctas marcadas en color gris (supuestamente, el investigador se habría equivocado al facilitarles una hoja con las respuestas adecuadas).

Así, se pudo apreciar que las personas cambiaron aproximadamente el 20% de sus respuestas para hacerlas coincidir con las correctas y obtener una mayor puntuación. Pero lo curioso es que estas personas no reconocieron la magnitud de su engaño. Es decir, sabían que habían estafado al investigador pero creían que este engaño no tendría consecuencias mayores.

En resumen, que nos daños licencia para engañar porque asumimos (probablemente como un mecanismo de defensa) que nuestro comportamiento no tendrá consecuencias importantes sobre los otros.

Por supuesto, mientras más injustas percibamos las normas, más nos veremos tentados a romperlas. Por eso, probablemente detrás de una persona que descarga ilegalmente un libro, se esconde la idea de que "la cultura es un derecho de todos".

El problema radica en que con este autoengaño solamente nos causamos daños los unos a los otros y terminamos creando una situación socialmente insostenible. Recordemos que cada persona tiene sus propios motivos (que pueden ser más o menos justos) pero al margen de ellos, existe una moral social que regula las relaciones. Por ende, la próxima vez que intentemos autoengañarnos para estafar o mentirle a otra persona, detengámonos un momento para pensar en las consecuencias.


Fuente:
Ariely, D. (2008) Predictably Irrational. The Hidden Forces That Shape Our Decisions. New York: Harper Collins Publishers.


Jaume Guinot - Psicoleg col·legiat 17674
Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adultos - Terapia de pareja- Psicopedagogía - Logopedia - Coaching -Sexología - Psicologia Forense 

Plaça Arts 10 -Granollers
Carrer Granollers 114 - Barcelona

Movil: 625659811       Atencio 24h 807505218
Web:http://www.psicologiagranollers.com
Blog:http://psicologiagranollers.blogspot.com
Twitter: psicogranollers

Deja de fumar YA!

Post más valorados en los ultimos 30 dias