Reflexiones de un psicólogo humanista

Reflexiones de un psicólogo humanista. ( La visión desde la Terapia Gestalt) 
Blog "Reflexiones de un psicólogo humanista" creado por Fernando Alcina psicólogo especialista en Terapia Gestalt, integrante del equipo de Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada
Cuando un terapeuta se sienta ante a un paciente pone frente a él su propia relación consigo mismo. Es decir que si, por ejemplo, el terapeuta es una persona auto-exigente seguramente se dirá a sí mismo que tiene que hacerlo muy bien, que el paciente debe irse muy contento con la sesión y que más le vale estar acertado y cumplir las expectativas. Si por el contrario el terapeuta es muy auto-indulgente es posible que si diga a sí mismo que no tiene que preocuparse por nada, que si no sale bien la culpa será del paciente porque no se implica lo suficiente y que bastante tiene como terapeuta con hacerlo lo mejor que puede. También puede ser que el terapeuta sea auto-culpabilizador, en cuyo caso se dirá constantemente que la terapia no avanza porque no lo hace bien y que en cualquier momento el paciente le acusará (proyección) de no estar haciendo bien su trabajo. Existen también los terapeutas auto-atemorizadores, y estos se dirán que deben tener muchísimo cuidado con lo que digan o hagan, que el más mínimo error puede destrozar la vida del paciente y que serán acusados ante el Colegio Oficial de Psicólogos y eso les llevará (el tiempo condicional desaparece para el paranoico) al fin de sus carreras como terapeutas y les señalarán por la calle y un sin fin de catástrofes imaginables. Lo que trato de decir es que el juez interno o "perro de arriba" del terapeuta puede convertirse en el boicoteador de la sesión ya que puede conseguir que el terapeuta pase más tiempo escuchándole a él que a su paciente, en cuyo caso perderá toda su presencia. Este es uno de los motivos por los que es tan importante que un terapeuta se trabaje a sí mismo, que trabaje la relación que mantiene consigo mismo para que pueda ser de auto-apoyo y no de auto-tortura. 
    
Blog "Reflexiones de un psicólogo humanista" creado por Fernando Alcina psicólogo especialista en Terapia Gestalt, integrante del equipo de Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada
  

Contra-transferencia en terapia

A esto hay que añadir otra variable no menos importante a la que llamamos contra-transferencia, es decir que dependiendo del carácter y/o del asunto que traiga el paciente a terapia despertará unas cosas u otras en el terapeuta. Un paciente seductor que no pierda oportunidad para elogiar a su terapeuta despertará en éste sensaciones distintas que un paciente crítico y agresivo con cualquier tipo de autoridad. Tal vez a un terapeuta el seductor le produzca rechazo y el crítico ternura, y a otro terapeuta exactamente lo contrario, de ahí la importancia de que ambos se responsabilicen de lo que sienten ya que esto hablará de sí mismos y no del comportamiento del paciente (para una mayor comprensión de esto último sugiero leer la siguiente reflexión de Teodoro Sanromán dentro de entrada de blog "Psicología de la insoportabilidad".
  

Los asuntos tratados en terapia y el terapeuta

También es importante tener en cuenta cómo se encuentra el terapeuta en relación al asunto que trae el paciente a la sesión. Supongamos que un terapeuta que odia profundamente a su padre porque piensa que le abandonó al separarse de su madre recibe en su consulta a un chaval impactado porque su padre le acaba de comunicar que se quiere separar. El riesgo de que, a través de las preguntas y del tono de las mismas, el terapeuta dé a entender a su paciente que su padre es un canalla es cuando menos considerable. O imaginemos a un terapeuta simpatizante de la izquierda abertzale que recibe a un paciente que resulta ser miembro de la guardia civil y que ya en la primera sesión manifiesta su odio a los nacionalistas vascos ¿estarán estos pacientes en buenas manos? ¿saldrán peor de lo que entraron? Algunos psicólogos que trabajan como técnicos responderían que estas cuestiones no tienen por qué afectar al tratamiento ya que de lo que se trata es de aplicar los pasos de tal o cual modelo en función del diagnóstico que han realizado previamente al paciente, sin embargo desde el enfoque de la Terapia Gestalt, debido a que apostamos por la utilización de la contra-transferencia (de lo que sentimos) y por la honestidad para ponerla en juego frente al paciente, resulta de suma importancia que el terapeuta haya aprendido a escuchar, a diferenciar lo que piensa y lo que siente de lo que realmente sucede, a identificar los mecanismos que pone en marcha para interrumpir su espontaneidad, a cuestionar la rigidez de sus prejuicios e ideologías, a sanar la relación con sus padres, a comprender que las personas de su presente no tienen por qué cumplir sus necesidades insatisfechas del pasado, a … (los puntos suspensivos representan que este es un trabajo de por vida, que en cada supervisión podemos descubrir un nuevo asunto a resolver o un viejo asunto que aun no hemos resuelto del todo, que más que de una profesión se trata de un compromiso con el propio desarrollo o crecimiento personal y, como consecuencia, con poder acompañar a los pacientes a resolver sus problemas sin cargarles con los nuestros).  
Blog "Reflexiones de un psicólogo humanista" creado por Fernando Alcina psicólogo especialista en Terapia Gestalt, integrante del equipo de Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada

Fuente: Fernando Alcina via Qualia


Adriana Reyes- Psicóloga Col.19.831
Mobil: 670563698

Plaça Arts 10 -Granollers
Carrer Granollers 114 - Barcelona

Movil: 625659811       Atencio 24h 807505218
Web:http://www.psicologiagranollers.com
Blog:http://psicologiagranollers.blogspot.com
Twitter: psicogranollers

Deja de fumar YA!

Post más valorados en los ultimos 30 dias