8 consejos para la depresión adolescente

de Psicología al día

Los adolescentes vuelven de vacaciones y empezar el colegio les pone de mal humor. Lógico. Las hormonas y las obligaciones provocan cambios emocionales: irritabilidad, comportamiento desafiante, euforia o tristeza. Es muy difícil separar el drama adolescente de la depresión y otros trastornos anímicos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la depresión y los trastornos del estado de ánimo que se inician en la adolescencia suelen ser mucho más graves y difíciles de tratar que trastornos en adultos: el 20% de las personas que sufren de depresión en algún momento de sus vidas han experimentado depresión adolescente. Estos son algunos de los consejos que escribe Therese J. Borchardcomo parte de su propia experiencia. 1. Obten el diagnóstico correcto
Un diagnóstico correcto es la base sobre la cual se construye el programa de tratamiento, por lo que si has comenzando con el diagnóstico equivocado, tus intentos por recuperar tu salud se verán gravemente comprometidos.
2. Encuentra al terapeuta adecuado La segunda cosa más importante que puedes hacer es encontrar al terapeuta adecuado para ti. No te detengas. Si hay alguna duda sobre el diagnóstico, acude a una segunda opinión. Se necesita energía, esfuerzo y tiempo. Pero lo mismo ocurre con la depresión y la ansiedad que le puede robar años de su vida.
Un buen profesional dará la bienvenida a una segunda opinión objetiva y apreciará su esfuerzo. Es posible que necesite a su terapeuta por unos meses o un año, pero es bueno pensar a largo plazo de todos modos. ¿Te sentirás cómodo viendo a esta persona varios años? Si la respuesta es no, acude a otro.
3. Observa tus pensamientos negativos ¿Puedes oír tus pensamientos negativos? "Soy un fracasado". "Debería darme por vencido." "Él me odia."
Los pensamientos negativos manipulan nuestros sentimientos, de modo que lo que comienza como un pensamiento negativo en última instancia conduce a los síntomas reales de la depresión y la ansiedad. Sin embargo, la buena noticia es que si logramos reconocerlos, habremos ganado la mitad de la batalla.
4. Más inteligente que el cerebro La corteza prefrontal izquierda está activa cuando sentimos seguridad, mientras que cuando el lado derecho es un hervidero, como la ansiedad o pensamientos negativos, cosas que evitamos o no queremos afrontar. El objetivo es la creación de pasillos ... para viajar de un lado del cerebro al otro. Cuanto más visiones tengamos, más automática se convertirá la acción, y el cerebro aprenderá a cambiar por sí mismo.
Tamar Chansky explica que el cerebro tiene dos partes, que responden a la entrada de información de manera muy diferente. Cuando tenemos miedo o nos enfrentamos a una situación negativa, los circuitos de nuestro hemisferio derecho se disparan, mientras que en las situaciones más positivas de la acción se concentran en el lado izquierdo del cerebro.
5. Aliméntate de "impulsores de estado de ánimo" Así como ciertos alimentos y bebidas pueden llevar a la depresión - harina procesada blanco, los dulces, la cafeína, las gaseosas - otros realmente pueden levantar tu estado de ánimo.
Muchos estudios han demostrado que los ácidos grasos omega-3 son agentes del estado de ánimo que pueden aliviar la depresión. Algunos alimentos ricos en omega-3 son el pescado azul (salmón, la caballa y las sardinas), semillas de linaza, las nueces, y los huevos enriquecidos con omega-3. La vitamina B 12 y el folato también son importantes para el estado de ánimo: crean serotonina, que normaliza el estado de ánimo. La leche y la leche de soja están llenas de vitamina D, como son las yemas de huevo y el pescado con espinas.
6. Evita el alcohol Hay una bebida de la que debes alejarte: el alcohol. No sólo va a empeorar la depresión y la ansiedad, sinó que puede alterar el cerebro durante esta época de la adolescencia y puede cambiarte para el resto de tu vida.
El abuso de sustancias en los jóvenes interfiere en el proceso de desarrollo del cerebro y pueden alterar el desarrollo del cerebro de manera permanente. Para las personas que reciben tratamiento para los trastornos del estado de ánimo, emborracharse interfiere con el proceso terapéutico para aliviar la depresión o para estabilizar el humor. Una manera simple de pensar en esto es que el alcohol agota las sustancias químicas que los antidepresivos están tratando de impulsar.
7. Haz ejercicio La liberación de tu angustia haciendo ejercicio - correr, nadar, caminar o kick-boxing - te va a dar un alivio inmediato, a nivel fisiológico.
El ejercicio aumenta la actividad de la serotonina y estimula el crecimiento de las células nerviosas. De hecho, algunos estudios recientes han sugerido que el ejercicio regular puede ser tan eficaz como los antidepresivos para levantar un estado de ánimo.
8. Pide ayuda
Lo más inteligente que puedes hacer en la escuela es pedir ayuda a un profesor de confianza. A veces es más fácil acercarse a alguien fuera de tu familia porque es posible que tus padres quieran creer que todo está bien y podrían no ser capaz de afrontar tus problemas reales.
texto adaptado de http://psychcentral.com/blog/archives/2011/05/27/8-tips-for-teenage-depression/

Jaume Guinot - Psicoleg col·legiat 17674
Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adultos - Terapia de pareja- Psicopedagogía - Logopedia - Coaching -Sexología - Psicologia Forense

Plaça Arts 10 -Granollers
Carrer Granollers 114 - Barcelona

Movil: 625659811       Atencio 24h 807505218
Web:http://www.psicologiagranollers.com
Blog:http://psicologiagranollers.blogspot.com
Twitter: psicogranollers

Deja de fumar YA!

Post más valorados en los ultimos 30 dias