Peligro en la carretera: la ira del conductor

Vacaciones para unos, vuelta a casa para otros. Allá donde vayamos cogemos el coche para la escapadita a la playa o el viaje al aeropuerto y una vez en el atasco … empiezan los nervios. Y tras ellos, los insultos, las infracciones, los accidentes, etc.

Pero no sólo nos ponemos nerviosos en la Operación Salida. Miles y miles de personas se trasladan diariamente a trabajar a las grandes ciudades lo puede generar estrés. Ver tantas infracciones o cometerlas y recibir insultos no es agradable y, desgraciadamente, cada vez son situaciones más frecuentes. Por eso, muchas personas sufren al volante perdiendo la concentración y el control del vehículo.
La ira del conductor
Contesta a estas preguntas: ¿Te alteras con los atascos de la mañana y saber que llegas tarde? ¿Sueles enfadarte cuando el coche de delante no te deja adelantar? ¿Se te escapa algún taco cuando alguien conduce a toda velocidad poniendo en peligro a los demás?
Si son afirmativas quizás sufras la IRA DEL CONDUCTOR.
La ira es una de las emociones básicas del ser humano y una de las más estudiadas en la psicología del conductor. El problema aparece cuando ese sufrimiento se traduce en ira que puede poner en peligro la propia vida y la de los demás. Evitaríamos accidentes innecesarios si sabemos gestionar ese enfado y velar por nuestra seguridad al volante (recordamos que sólo en España murieron 188 personas en agosto del 2010). Aunque mostrar ira en la conducción puede estar o no relacionado con mostrar ira en todas partes, se define como aquella que se manifiesta sólo cuando se conduce mientras que la ira general se manifestaría en todas partes.
De los múltiples estudios internacionales que se han llevado a cabo, se han encontrado unas situaciones en común que provocarían la ira en la conducción: conducción lenta, no permitir adelantar y la presencia policial.
En la versión reducida del test Driving Anger Scale (DAS) a muestras españolas (Sullman et al., 2007; Herrero-Fernández, 2011), las situaciones más importantes que provocan ira son 3:
  • Avance impedido por otros: los atascos, no dejar adelantar, frenar por radar, la presencia policial o la lentitud de otros conductores
  • Conducción ilegal o temeraria: imprudencias como saltarse señales, no permitir adelantar, marcha atrás sin mirar, …
  • Insultos, gestos obscenos, tocar el claxon o ser descortés.
El estudio de Herrero-Fernández (2011) demuestra que ser hombre o mujer no determina la ira mientras se conduce. Sin embargo, vieron que los conductores más jóvenes, menores de 30 años, informan de mayor ira que los mayores cuando son adelantados, cuando hay conducción temeraria o ante los insultos.
Características de los conductores agresivos
Jerry Deffenbacher es uno de los investigadores de la Terapia Conductual que se ha centrado en la ira del conductor, y evalúa la tendencia al conducir a través de cuestionarios, conducción o simulaciones por ordenador.
Sus estudios revelan que la ira del conductor se basa en:
  1. Pensamiento agresivo. Es el aspecto cognitivo de la ira. El conductor tiene pensamientos críticos, de venganza o represalias, siendo más probable pensar en la mala conducción del otro conductor.
  2. Tener un comportamiento más agresivo. Este aspecto más conductual y visible se caracteriza por la toma de posesión de la carretera o de insultar, conducir gritando a los demás conductores o tocar la bocina. El comportamiento agresivo en la conducción disminuye con la edad y con la experiencia (Sullman et al., 2007)
  3. Ira como rasgo de personalidad (Gómez-Fraguela y González-Iglesias, 2010). El rasgo de personalidad incluye un estilo de vida basado en la ansiedad y la impulsividad permanente. Estos conductores son más propensos a entrar al coche enfadados, ya sea por trabajo o problemas familiares y tienden a expresar su enfado de una manera más abierta, menos controlada y a reaccionar impulsivamente.
  4. Más riesgos en la carretera. El conductor agresivo asume más riesgos al aumentar la velocidad, conducir más rápido y de forma temeraria o impacientarse ante la espera en el semáforo. Todo ello, aumenta a su vez, la probabilidad de tener o provocar un accidente.
  5. Más accidentes. El descontrol y la impulsividad podría generar el doble de accidentes ya sea de una colisión con otro vehículo o accidente fuera de la carretera.
El papel del psicólogo
La psicoterapia en la ira del conductor se basa en relajación, reestructuración cognitiva y estrategias de afrontamiento (Deffenbacher et al., 2002) para encontrar las situaciones de la carretera más frustrantes que acaban provocando la agresividad. Estas técnicas cognitivas reducen la agresividad en la conducción diaria, permiten la expresión de las emociones más adaptadas y reducen la agresividad expresada.
No distraerse con los botones del coche e intentar mantener la calma en situaciones estresantes en la carretera ayudará a prevenir accidentes y disfrutar de unas vacaciones más seguras.
Referencias bibliográficas
  • Gómez-Fraguela y González-Iglesias (2010). El papel de la personalidad y la ira en la explicación de las conductas de riesgo al volante en mujeres jóvenes. Anales de psicología, 26 (2), 318-324
  • Herrero-Hernández, D. (2010). Versión reducida del Driving Anger Scale con muestra española. Anales de Psicología, 27 (2), 544-549
  • Sullman, Gras, Cunill, Planes y Font-Mayolas (2007). Driving anger in Spain. Personality and Individual Differences, 42 (4), 701-713
  • Deffenbacher, J., Filetti, L., Lynch, R., Dahlen, E. y Oetting, E. (2002). Cognitive-behavioral treatment of high anger drivers. Behaviour Research and Therapy, 40, 895-910

Jaume Guinot - Psicoleg col·legiat 17674
Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adultos - Terapia de pareja- Psicopedagogía - Logopedia - Coaching -Sexología - Psicologia Forense

Plaça Arts 10 -Granollers
Carrer Granollers 114 - Barcelona

Movil: 625659811   
Web:http://www.psicologiagranollers.com
Blog:http://psicologiagranollers.blogspot.com
Twitter: psicogranollers

Deja de fumar YA!

Post más valorados en los ultimos 30 dias