Luces y sombras de la terapia virtual.

 extraido de Artículos de Psicología  

La Psicología, tiene aún un largo camino que recorrer para ser reconocida y aceptada por la sociedad que nos rodea. En este sentido, la red nos presta una ayuda inestimable a la hora de acercarnos al público general. Y por ello animo a mis compañeros a participar de vez en cuando en foros, blog y similares, es en nuestro propio beneficio y el de la profesión.
Antes de entrar en el uso terapéutico de Internet, vale la pena detenerse a desmentir algunos de los tópicos más frecuentes sobre las interacciones sociales a través de la red, para que pueda luego extrapolarse a las sesiones clínicas virtuales.
Flota en el ambiente la idea de que el ordenador sustituye cada vez más el contacto personal cara a cara y la interacción los iguales en una sociedad híper-tecnificada. No cuento con estudios que avalen mi opinión, solo mis muchas horas de internauta, pero creo que esto es falso. Las personas más extravertidas, con más relaciones sociales, también participan más de los foros y de los chat y los introvertidos tienen menos contactos también por la red. Es más, personas con problemas serios de timidez, personalidades esquizotípicas, fobias sociales, etc. pueden atreverse en el ordenador a hablar y a acercarse a otras personas y este puede ser un primer paso muy bueno en una exposición controlada. Pero el hecho de usar el ordenador no es lo que les hace aislarse, sino que muy al contrario, les permite una ventana al mundo que de otra manera no conocerían.
No es cierto que los contactos virtuales sean fríos y superficiales. No hay más que ver la pasión con que dos internautas que no se conocen de nada y que no se han visto nunca, pueden llegar a enfadarse por un tema que al profano le parezca insustancial. Las personas se comportan igual y son las mismas, fuera y dentro de la red. Es verdad que Internet favorece el anonimato, con todas sus consecuencias buenas y malas, pero existen códigos de comportamiento que regulan las interacciones entre los miembros de un grupo y su incumplimiento conlleva la expulsión inmediata por parte del moderador. Los internautas, no navegamos al azar por la red, sino que visitamos preferentemente webs, grupos, y comunidades de nuestro interés y es fácil, por ejemplo, que los miembros más asiduos de un foro, se conozcan bastante bien. Lo cual nos lleva a otro tópico extendido, el de que la gente miente mucho más en la red, y por tanto los contactos virtuales no son de fiar. No voy a negar que eso pueda pasar, pero no es tan sencillo mentir cuando todas las conversaciones son grabadas y puestas por escrito. La mayoría de internautas, no van más allá de quitarse unos años o edulcorar el puesto de trabajo, y son lo que dicen ser, salvo que se quiera entrar en materia amorosa, claro está, pero ya se sabe que en la guerra y en el amor todo vale.
Internet facilita el acercamiento de personas con los mismos gustos, aficiones, problemas o inquietudes, superando la barrera de la distancia. Esta cualidad es particularmente útil cuando se trabaja con colectivos minoritarios, como es mi caso, como expuse en el anterior artículo, trabajo con enfermos de fibromialgia y cansancio crónico. Si no fuera por el contacto a través de la red con especialistas, compañeros, y afectados de otras provincias, prácticamente estaría aislada. Gracias a la red, puedo asistir a videoconferencias, intercambiar datos y los propios afectados pueden unirse y luchar por sus derechos a nivel nacional.
Por supuesto que no todo es bonito y maravilloso. Como cualquier obra humana, tiene también sus zonas oscuras. Es fácil crear adicción, ya que los refuerzos son inmediatos. Escribes una opinión, enseñas una foto y rápidamente alguien te contesta, con lo que engancharse es bastante rápido. La publicidad en la red puede llegar a ser sumamente agresiva y demoledora. Los bulos y leyendas urbanas se desplazan a la velocidad de la luz a través del computador y las asociaciones delictivas encuentran un espacio sin fronteras, poco controlado por los gobiernos nacionales. Existen muchas páginas de contenido violento, antisocial o racista y la pornografía es cada vez más extrema. Virus, troyanos, timos y trampas virtuales proliferan sin descanso. Todo esto es de sobra conocido y por ello no quiero insistir en este punto, que me parece menos importante que señalar las cualidades positivas.
No existe actualmente ninguna empresa importante que no tenga su correspondiente página web, a través de la cual, ofrecen las más variadas prestaciones. Muchos de nosotros, también tenemos nuestra sucursal en Internet. Las guías telefónicas, empiezan a caer en desuso, ya que es más rápido, cómodo y fiable, buscar directorios a través de la red. También los psicólogos podemos ofrecer alternativas virtuales a la consulta tradicional, con algunos matices.
 Podemos interactuar con los pacientes a través de la red, interactuando de tres maneras básicas: los foros, el email y el chat.
1.2 Foros.
Los foros de consulta, suelen ser gratuitos, aunque no siempre. A veces se exige una pequeña tasa para acceder. Al profesional, le sirven para darse a conocer al público, para aprender sobre la diversidad humana y conocer otras culturas. Los latinoamericanos, en especial argentinos y chilenos, tienen mucha afición por participar en temas de psicología y hacer consultas, y no es ningún tópico. De la zona de Centroamérica, Venezuela, Uruguay y Colombia, llegan muchas preguntas sobre pareja, y son menos reservados que los españoles a la hora de contar sus problemas. Y hay que tener mucho cuidado con las respuestas, porque fórmulas y consejos que damos por evidentes, a veces no tienen ningún sentido al cambiar de contexto cultural. Mexicanos escriben mucho menos, supongo que porque allí el idioma empieza a ser demasiado distinto al nuestro para entendernos con claridad, o tal vez porque prefieren recurrir a páginas estadounidenses de habla hispana.
Las consultas sobre, niños, sexualidad y pareja, son sin duda las más habituales, siendo mucho menos frecuente preguntar por temas de trabajo. Acerca de la sexualidad, una y otra vez se hacen las mismas preguntas, y una se sorprende mucho de que mitos que creíamos abolidos con nuestras abuelas, siguen aún en plena vigencia. Sobre todo los jóvenes, consultar de esta manera un profesional, puede ser la única forma de conseguir información fiable.
Los foros sirven también para el desahogo de los pacientes, que a veces no expresan ninguna duda, ni buscan ninguna respuesta, simplemente es una descarga emocional. Las respuestas de otros participantes, suponen un apoyo inesperado, incondicional y muy apreciado por los usuarios.
El foro es una buena manera de que un cliente potencial se haga una idea de cómo trabaja un profesional. Son perfectos para dudas puntuales o cuando se busca un alivio rápido a una situación estresante. También son perfectos para el intercambio de información entre profesionales o entre estudiantes de psicología.
Entender los mensajes que escriben en los foros, a veces no es tarea fácil. Pueden ser muy cortos y no dar ninguna información, o muy largos y pesados de leer. Muchas personas que escriben, no tienen un nivel cultural suficiente para manejar correctamente el idioma o usan giros idiomáticos incomprensibles, propios de sus países de origen. Pero en general cumplen su objetivo y es muy satisfactorio ver como un pequeño esfuerzo de escribir un rato, puede ser una gran ayuda al otro lado de la pantalla.
Podemos considerar el blog, como una variante de un foro, a términos prácticos. Para aquellos profesionales que les resulte demasiada inversión en tiempo y dinero en tener una web, les animaría a crear su propio blog, ya que estos ya vienen prediseñados y son más dinámicos, por lo que resultan excelentes escaparates de cualquier profesión.
2.2 Email.
El correo electrónico, permite la privacidad del paciente. Muchos profesionales contestan gratuitamente, a mi me parece que esta no es una buena práctica para el colectivo, pero ya sabemos que somos un grupo profesional con una fuerte vena altruista. Cuando se cobra, el método de pago que yo aconsejaría es PayPal, sin duda el más seguro de la red. PayPal, es el sistema de cobro internacional de eBay, y evita tener que dar ningún dato económico, ni gestionar tarjetas. Sobra decir que nunca se debe contestar antes de que llegue el recibo de la trasferencia. Esta modalidad es particularmente adecuada a un cierto tipo de personas, con un buen nivel cultural, que les gusta leer y que disfrutan al escribir. Y son muchas las que pululan por la red. Para estas personas, el mero hecho de escribir sus pensamientos y sentimientos ya tiene un efecto terapéutico por sí mismo. Es perfecto para poner orden en las ideas y aclarar sentimientos, o ensayar como comunicarse con personas con las cuales no es fácil hablar. Tiene la enorme ventaja de que el paciente puede pensar lo que escribe y luego tiene las respuestas del profesional a su disposición para repasarlas todo lo que sea necesario. La terapia de lápiz y papel, es un componente importante de muchas terapias presenciales, con lo que simplemente utilizamos una herramienta pre-existente. También puede utilizarse como apoyo en una terapia convencional, ya que permite al paciente contactar con el profesional entre sesión y sesión.
2.3 Chat.
El chat, con o sin video-cámara, sería propiamente dicho, lo que consideramos una consulta virtual. Estas consultas, suelen ser puntuales, es muy raro y muy difícil seguir una verdadera terapia a través de este medio, aunque desde luego es posible. Evidentemente, no tienen la misma efectividad que una consulta real, ni pueden de ninguna manera sustituir a aquella y tampoco lo pretenden. Sin embargo, atraen a cierto tipo de personas para las cuales, ir a consulta les resulta penoso. Para estas personas, puede ser un primer acercamiento que les ayude a tomar la decisión de acudir a un profesional. Hay que añadir que suelen ser consultas más baratas y se pueden realizar, en muchos casos, en el horario laboral.
Algunos pacientes están tan deprimidos, que apenas encuentran fuerzas para vestirse, y se niegan a recibir visitas, con lo que en estos casos, Internet puede ser un paso intermedio, al igual que en agorafobias pronunciadas. Otros pueden estar enfermos en el hospital, y acceder desde un portátil. Es una buena solución cuando se vive en zonas aisladas; cuando la persona es demasiado conocida en su entorno, y necesita el anonimato que da la red; o cuando se vive en otro país, porque es muy difícil hablar sobre temas que nos tocan de cerca en un idioma que no sea el materno. Pero sobre todo, las personas que a mi me han consultado por este medio, lo han hecho porque se sienten demasiado avergonzadas para dar el paso de hablar cara a cara y casi siempre la razón era que habían sido severamente maltratadas o violadas y no lo sabía nadie. En la mayoría de casos, ni siquiera accedieron a encender la video-cámara. La entrevista fue para ellas un gran consuelo y algunos sí se animaron a dar algunos pasos más para salir de su aislamiento.
Podríamos platearnos si el hecho de tener escribir las respuestas no hace que se distorsione la información. La respuesta es que no. Es posible usar micrófono y altavoces, aunque los usuarios prefieren escribir y quienes recurren a este medio, es porque ya tienen mucha práctica en sesiones de chateo. Es cierto que buena parte del lenguaje no verbal se pierde, pero se gana en precisión y concisión de las respuestas, lo cual favorece la comunicación, en lugar de dificultarla y además se puede repasar lo escrito. Igualmente nos podemos plantear si la confianza generada es la misma, si no se pierde empatía. Quizás un poquito sí, y por ello no serían apropiadas como único medio terapéutico, en problemas graves. Otra duda que se puede suscitar, es si podemos fiarnos de lo que nos cuentan, la respuesta es evidente: no, pero esto ocurre igual en la consulta convencional. Yo no haría una evaluación, ni un informe solo basándome en entrevistas virtuales, pero sí sirven para hacerse una idea clara de cómo es la persona y cual es el problema y podemos ayudarnos de los test objetivos para completar el perfil. Son un primer acercamiento a un problema y una herramienta terapéutica más en nuestra labor. Sería muy interesante medir la fiabilidad y efectividad de este sistema de consulta, pero no conozco ningún estudio serio al respecto.

Jaume Guinot
Psicòleg col·legiat 17674

625659811  - Atenció 24h
info@psicologiagranollers.com

Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adults - Teràpia de parella  Psicopedagogia - Logopèdia - Coaching - Sexologia - Psicologia Forense 

[Web] www.psicologiagranollers.com
[Blog] psicologiagranollers.blogspot.com
[Twitter] @psicogranollers
[Facebook] www.facebook.com/PsicoGranollers

Plaça Arts 10 - 08401 Granollers

Deja de fumar YA!

Post más valorados en los ultimos 30 dias