Mobbing dentro de la propia familia



Desgraciadamente hoy en día es muy común oír hablar de bulling en 

escuelas y de mobbing en el trabajo, pero no se suele hablar tanto de otro 

tipo de bulling que es igual de toxico y dañino, el que tiene lugar dentro de 

nuestro propio ámbito familiar. Es al que llamamos acoso familiar. 

¿Cuándo hablamos de acoso familiar?

Hablamos de acoso familiar cuando este es realizado por un miembro o 

miembros de nuestra familia. Se caracteriza por un maltrato psicológico, 

sistemático y permanente en el tiempo con el objetivo de desprestigiar, 

humillar, excluir y destruir a la victima de este. Normalmente lo lleva a 

cabo una persona, el acosador, pero este puede conseguir que el resto de la 

familia se una, convirtiendo a la victima en la “oveja negra” de la familia.

El agresor

Esta persona, muchas veces un trastorno narcisita de la personalidad o 

un psicópata socialmente integrado, busca el poder, o quiere mantenerlo 

a toda costa. La victima es vista como una amenaza o una molestia y es 

ahí donde empieza el acoso y derribo. Nos encontramos con un individuo 

con baja autoestima, que se hace grande haciendo pequeños a los demás. 

Es una persona fría, incapaz de empatizar. No tiene compasión ni respeto 

por los demás. La mayoría de las veces hacen culpable a la victima de su 

comportamiento, de esta manera evitan cualquier conflicto interior (ese “se 

lo merece” o “se lo ha buscado”).

El agresor siempre se presentará como encantador delante de la propia 

victima y por supuesto delante del resto de personas de su entorno. De esta 

manera gana poder de convicción cuando critica o habla mal del acosado. 

Busca desestabilizar a la victima con humillaciones y criticas, generándole 

ansiedad y sentimientos de culpa, que a la vez generaran que esta se ponga 

a la defensiva, reaccionando exactamente como el acosador quería, así este 

o esta puede seguir justificando las críticas. Es más, intentará que esta crea 

que se merece que se la trate de esa manera por su mal comportamiento. 

Cuando la víctima quiera defenderse o hacerle ver que se esta pasando, 

este negará rotundamente que sea así y acusara a la víctima de inventarse 

historias o de ser un paranoico. 

Se han visto diferencias entre el acosador masculino y el acosador 

femenino. La mujer acosadora es una manipuladora más sutil e inteligente, 

realiza una agresión más psicológica. Muchas veces lo hará con una sonrisa 

y si necesita recurrir a la violencia, convencerá a un hombre para que lo 

haga por ella. Pocas veces se ensuciará las manos. En cambio, el acosador 

masculino no es tan sutil y tiene más tendencia a la agresión física.

La victima

En la gran mayoría de los casos de acoso familiar la victima no se da 

cuenta de la manipulación ya que el agresor lo hace de manera lenta y 

gradual hasta que ya es demasiado tarde. 

El resultado del acoso familiar puede ser devastador, vivir con alguien 

que día si día también te humilla, te desvalora, te hace sentir poca cosa, 

te critica y cuando intentas afrontar la situación lo niega y te hace sentir 

culpable por haber podido pensar que el o ella te quiere hacer daño, genera 

malestar, ansiedad, baja autoestima, y sobretodo un estrés constante y una 

desestabilización psicológica y afectiva. El daño generado por el agresor 

es grave y muchas veces irreparable. Puede llevar a la víctima a una 

depresión, al consumo de substancias y hasta al suicidio. 

No olvidemos que estamos hablando de la familia, el acosador es una 

madre, o un padre, una hermana, la suegra…una persona que se supone que 

te tiene que querer y a la que tu quieres es la que te esta causando esto. La 

mayoría de las veces la víctima se ve obligada a irse de casa para poder 

sobrevivir ya que el espiral humillaciones y maltrato es insoportable, y 

evidentemente al hacer esto pierde toda estabilidad y seguridad.

Desgraciadamente el maltrato psicológico es difícil de demostrar, porque 

no deja pruebas físicas del delito, aun así, si te sientes identificado con 

algo de lo que has leído aquí, si estas viviendo esto, denuncia, y sobretodo 

aléjate. Será duro, pero no debes aguantar ni un minuto más, no te lo 

mereces, y esa persona no va a cambiar. Márchate en busca de otro 

ambiente más sano. Nunca es demasiado tarde. Y sobretodo, no dudes en 

buscar ayuda psicológica si la necesitas. Me podras encontrar en Psicologia Granollers



Mireia Sarreta Vallhonesta

Psicóloga col: 20.349

Tlf: 630 67 71 85

info@psicologiagranollers.com
Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adults - Teràpia de parella  Psicopedagogia - Logopèdia - Coaching - Sexologia - Psicologia Forense 

[Web] www.psicologiagranollers.com
[Blog] psicologiagranollers.blogspot.com
[Twitter] @psicogranollers
[Facebook] www.facebook.com/PsicoGranollers

Plaça Arts 10 - 08401 Granollers

Deja de fumar YA!

Post más valorados en los ultimos 30 dias