83 Verdades sobre los Estudiantes de Psicología



En la búsqueda de descubrir a nuestros terapeutas y amigos estudiantes de psicología, les compartimos una lista que nos parece que los representa bastante bien y ademas es muy graciosa. Esperamos que coincidan con nosotros…
Descubriste que la Psicología es algo muy distinto a lo que pensabas que era, y a lo que la gente cree que es.
Tus tías te dicen "vas a tener que atendernos gratis porque estamos todas locas" con frecuencia.

Te das cuenta que la Psicología clínica es sólo una de las miles de áreas que hay.
Entras con ganas de ayudar a la gente, y mientras más avanzas en la carrera, más te das cuenta de que entraste a la carrera equivocada.

Poco a poco te das cuenta que todo lo que nunca te cuestionaste en el colegio, es increíblemente relativo.
A medida que más avanzas, aprendes más formas de argumentar el concepto de "realidad".

Al principio, cuando te preguntan "¿qué estudias?" dices animado "Psicología".
Cuando dices que estudias psicología, te hacen mil preguntas que quieres responder, pero te das cuenta que sabes de todo, menos de eso.
Cuando ya pasaste la mitad de la carrera y te preguntan "¿qué estudias?", dices alguna mentira para no tener que escuchar los problemas de los otros.

Si eres el sabelotodo de la clase, tienes muchas ganas de ayudar a la gente.

Si estás en tus últimos años, ya no te importa la gente y sólo piensas en ganar plata.

Cuando eres de primero y te preguntan ¿qué es la psicología?, das la definición más simple que conoces.
Cuando eres de último año y te preguntan ¿qué es la psicología?, respondes "buena pregunta".
Si eres hombre, las primeras semanas estarás fascinado de estar rodeado por tantas mujeres.
Si eres hombre, a los dos meses te darás cuenta que la mitad de tus compañeras están rayadas.

Si eres hombre, ya al segundo semestre, estarás mirando a otras carreras porque tus compañeras te tendrán asco.
Te das cuenta que los profesores son tan desordenados como tu hermano chico, y que los profesores ordenados, son los que vienen de otras carreras.
Poco a poco generas aversión a los médicos y abogados.
Poco a poco te das cuenta de todas las estupideces psicológicas que provocan los médicos y abogados.
Te dan ganas de golpear a los médicos y abogados que a veces pareciera que no piensan.
Te das cuenta que la gente común y corriente odia a los médicos y abogados tanto como a los psicólogos.

Te es imposible almorzar con tus compañeros sin hablar de psicología.
Te dan ganas de asesinar a toda persona que al dar un ejemplo de psicólogo, comienza diciendo: "llega un paciente y le cuenta su problema".
Te das cuenta que nadie sabe (de verdad) lo que hace un psicólogo, y te preguntas, en ese caso, cómo carajo alguien te va a contratar.
Sientes deseos profundos de asesinar a toda persona que usa la palabra "psicólogo" como sinónimo de "amigo pagado".
En el caso que estudies en una universidad pública, pensarás recurrentemente cómo puede haber psicólogos titulados de privadas que trabajan, siendo que tú sabes el 1500% de lo que ellos saben y no consigues nada.
Poco a poco verás cómo los más científicos de tu curso tendrán mejores notas, que los más humanistas tendrán muchas ganas de hacer cosas, mientras que los más sociales sólo gritarán en protestas y harán las cosas sin pensar.
Cuando escuches a tus amistades hablar sobre los problemas de alguien, sentirás ganas de opinar, pero al recordar la cantidad de teorías heterogéneas que hay, seguirás manteniendo tu silencio.
Te darás cuenta de lo poco que estudian los alumnos de medicina, y de lo mucho que lloran.
Pasarás más tiempo criticando psiquiatras que criticando políticos.
En primer año, te das cuenta que la última semana leíste más que durante los 12 años de colegio.
Cuando una materia tiene menos de 650 páginas por prueba, pasa a ser de las materias fáciles.
Mientras más avanzas, más te das cuenta que tu motivación inicial para entrar a la carrera fue ridícula.
Mientras más avanzas y más agnóstico te pones, más nostalgia te da pensar en el pasado cuando "podías ser feliz".
Te das cuenta que la mayoría de tus compañeros son potenciales pacientes.

Si eres hombre, empiezas a buscar chicas desesperado, y no te das cuenta que el 75% de tu curso son chicas.
Si eres hombre, los gays cada vez te dan menos miedo, aunque tu homofobia quede guardada para cuando egreses.
Si eres mujer, te empiezan a apestar los hombres sensibles.
Si eres mujer, te das cuenta que ya no llamas la atención, porque todas se visten como tú.
Si tu área es la psicoterapia o psicología evolutiva, siempre terminarás hablando de sexo.
Si tu área es la psicología cognitiva, te dirán "ingeniero frustrado".
Si tu área es la neuropsicología, te dirán "médico frustrado".
Si tu área es la psicología comunitaria, te dirán "comunacho frustrado".
Si tu área es la psicoterapia, no te dirán nada, ya que ser psicoterapeuta es el prototipo Latinoamericano de psicólogo.
Si estás en la primera mitad de la carrera, cuando escuches "La psicología no es ciencia", prepararás tus pulmones para dar un discurso largo. La defenderás animadamente.

Si estás en la segunda mitad de la carrera, cuando escuches "La psicología no es ciencia", prepararás tus pulmones para atacar todas las ciencias para concluir que el mundo externo y ajeno al individuo no existe.
Siempre tendrás a tu compañera favorita para pedirle el cuaderno y fotocopiarlo.
Cuando tu compañera del cuaderno falte, te darás cuenta que más de la mitad del curso la echa de menos.
Para las pruebas te darás cuenta que casi todo el curso tiene fotocopiado el mismo cuaderno.
Sientes placer al mezclar las palabras "Psicología", "Cibernética" y "Entropía" en un mismo discurso, frente a alumnos que no son de psicología.
Cada vez más tu percepción del mundo será más relativa y en las pruebas marcarás con mayor frecuencia "Todas las Anteriores son correctas".
Cada vez que digas que las religiones nacieron del discurso psicótico de algunos sujetos del milenio pasado, notarás cómo tus amigos no te entienden y tus viejos se enojan.
Si tienes hermanos chicos, no te dejarán hablar de psicología en la mesa, ya que el niño "aún no tiene el criterio formado".
Poco a poco irás aprendiendo más improperios contra Sigmund Freud.
Aunque le expliques a la gente por qué Sigmund Freud es una mierda, la gente lo seguirá viendo como un genio inmaculado.
Si amas la psicología científica, odiarás la ética.
En un comienzo verás a tus profesores como verdaderos ídolos.
Al final, verás a tus profesores como negligentes, que dan clase porque no saben qué otra cosa hacer, en la mayoría de los casos.

Si aún no has estudiado el Rorschach siempre se lo describirás a la gente como "el test de las manchas".
Si ya estudiaste el Rorschach, te dará pereza explicarle a la gente de qué se trata.
Cuando estudies psicopatología, para memorizar más rápido los síntomas y signos, intentarás acordarte de tus amigos "cagados de la cabeza".
Criticarás a todos esos psicólogos charlatanes de la tele.
En más de una ocasión pensarás en ir a la tele para ganar plata fácil y meterte la ética en el bolsillo.
Como nadie sabe de psicología, y nadie te va a pillar si dices estupideces, posiblemente vas a ir a la tele.
Lo único que te limita de ir a la tele es que no hay tantos canales de televisión como psicólogos.
Te dará pena que en la mayoría del mundo lleven como 50 años haciendo diagnóstico de inteligencia basados en tests para la población de Estados Unidos.
Cuando entres a la carrera tendrás muchísimas ganas de aprender a Hipnotizar.

Te enseñarán a hipnotizar como en tercer año, cuando ya a nadie le va a interesar.
Si eres hombre, te fijarás en mujeres de afuera de tu carrera, mujeres que sean más "tranquilas" que tus compañeras.
Si eres mujer, te fijarás en hombres de afuera de tu carrera, hombres que sean menos "tranquilos" que tus compañeros.

Te darás cuenta que la psicología sin la biología no es nada.
Te darás cuenta que la biología sin la química no es nada.
Te darás cuenta que la química sin la física no es nada.
Te darás cuenta que la física sin las matemáticas no es nada.
Te darás cuenta que las matemáticas no son tu fuerte.

Te darás cuenta que la filosofía es el la base de todo.
Te darás cuenta que los filósofos son las personas más ociosas del mundo.
Más de alguna vez te sentirás un "accesorio" en el sistema de salud.
Si te enojas con un compañero o colega, sabrás que tirar un garabato es mucho mejor que discutir, ya que las discusiones entre psicólogos son una pérdida de tiempo.
Si eres hombre, cuando ya estés en la segunda mitad de la carrera, pensarás que el Feminismo le hizo más daño que bondad al mundo.
Terminarás siendo amigo de la "loca de las fotocopiadoras".

Y si terminaste de leer esto en tu tiempo libre, ahora te vas a acordar del montón de textos que tienes que leer.
Si alguien te pregunta "¿Me estas analizando?" aguantarás toda tu violencia, y sólo sonreirás. De esa forma empezarás a entrenar tu SONRISA.






Importado desde Docsity.





--


Jaume Guinot
Psicòleg col·legiat 17674




625 659 811 - Atenció 24h info@psicologiagranollers.com

Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adults - Teràpia de parella Psicopedagogia - Logopèdia - Coaching - Sexologia - Psicologia Forense

[Web] www.psicologiagranollers.com
[Blog] psicologiagranollers.blogspot.com
[Twitter] @psicogranollers[Facebook] www.facebook.com/PsicoGranollers

Plaça Arts 10 - 08401 Granollers


















Jaume Guinot


about.me/jaumeguinot



Deja de fumar YA!

Post más valorados en los ultimos 30 dias