¿Qué es la "Crash Therapy"?


La Crash Therapy es un tipo de terapia muy útil para rebajar los niveles de estrés provocados por la rabia acumulada. Descubre cómo practicarla y liberar tus emociones en el siguiente post. 


Encarni Muñoz

¿Has oído hablar alguna vez de la Crash Therapy? Se trata de una manera de liberar rabia y
estrés a partir de romper objetos.

Hay empresas que se dedican a ello. Se paga una cantidad de dinero por introducirte en una sala ataviado con un mono, guantes, protector para la cara y un bate de beisbol o un martillo. Una vez allí el objetivo es no dejar títere con cabeza. Hay que destruir lo máximo posible los objetos que haya.

¿Para qué sirve?

El objetivo es permitirse uno mismo externalizar la rabia y liberar adrenalina. Muchas veces no nos permitimos esa emoción y lo que hacemos es acumularla hasta que no podemos más. Entonces es cuando surgen las explosiones de ira que pueden provocar grandes discusiones, rupturas de relaciones (amigos, parejas, familia) o pérdida de empleo y arrepentimiento posterior por la conducta realizada.


En mis terapias suelo utilizar este recurso habitualmente pero en lugar de hacerlo en una sala insonorizada y destruir ordenadores viejos lo que hago es un recurso más doméstico que se puede utilizar tantas veces como se quiera en casa. A continuación os explico cómo hacer una Crash Therapy en casa.

¿Para quién está indicada esta terapia?

Este recurso lo pueden utilizar todas aquellas personas que no se atreven a expresar y liberar su rabia, ni delante de los demás ni solos, ya sea porque crean que es malo sentir rabia como porque no se sientan con derecho a hacerlo.

Es importante comentar que la rabia es una emoción primaria, es decir, necesaria y existente en todo ser humano, por lo que inhibirla es algo contra-natura. Necesitamos liberarla y si no lo hacemos pueden aparecer síntomas psicológicos como la ansiedad o psicosomáticos como problemas digestivos.

¿Cuáles son los pasos a seguir para exteriorizar la rabia?


Lo primero es detectar el origen de la rabia. ¿Qué o quién te está produciendo esa sensación?
Una vez detectado el origen, hay que alimentar la rabia y preparar el terreno para la expresión emocional. Suelo recomendar realizar una lista de agravios. Esa lista debe contener frases cortas que comiencen con una palabrota como: "me jode..."
Una vez realizada la lista hay que leerla en voz alta y pensar en todo lo que te molesta.
Una vez hecho esto, hay que resumir esa lista en una frase corta como por ejemplo: "me jode que hayas sido un mal novio".
Ahora es el momento de liberar la rabia. Coge vasos de plástico y ponlos en el suelo boca abajo. Piensa en la frase y dila en alto a la vez que con todas tus fuerzas aplastas los vasos con ambas piernas.
Ahora coge una botella (de plástico) de agua vacía y ponle el tapón. Haz lo mismo que con los vasos y no pares hasta que consigas aplastar la botella.
Notarás que tu rabia va en aumento. Usa ahora un fajo de revistas o periódicos viejos. Coge un periódico y rómpelo con las manos aunque cueste (todo entero, no sirve si rompes unas cuantas páginas) a la vez que repites esa frase. No pares de romper periódicos, revistas, globos, carpetas de cartón, vasos y botellas de plástico hasta que notes que ya no tienes rabia y estás muy cansado/a.
También puedes coger una pelota de fútbol y chutarla con todas tus fuerzas contra una pared o coger una raqueta y pelota de tenis o pádel y hacer lo mismo.
Durante el proceso es normal que llores y te sientas cansado/a. No te preocupes, es lo que sucede una vez se ha liberado la adrenalina y la rabia acumulada. El momento de parar es este.

Toda esa expresión emocional hace que la persona elimine la rabia contenida y luego se puedan trabajar otras emociones. Cuando ya no esté la rabia, la persona se podrá centrar en elaborar la pena de haber roto con esa pareja que ha sido un mal novio (siguiendo el ejemplo).

Este recurso se puede utilizar tantas veces como se quiera aunque yo recomiendo hacerlo en terapia, ya que una vez sacada la rabia la persona puede necesitar ayuda para elaborar lo que hay debajo de ella.

Me gustaría acabar este artículo comentando que experimentar rabia no es malo. Todos tenemos esta emoción y es importante permitirse tenerla. Hay que aprender a autorregularse y exteriorizarla de una forma comedida pero a veces es necesario explayarse y darle rienda suelta, especialmente cuando hay situaciones que consideras muy injustas o que te desestabilizan demasiado. Eso no es malo ni te conviertes en una mala persona por hacerlo. Todos tenemos derecho a sentir rabia alguna vez.

fuente: Mundopsicologos

--

Jaume Guinot
Psicòleg col·legiat 17674

625 659 811  - Atenció 24h info@psicologiagranollers.com
Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adults - Teràpia de parella  Psicopedagogia - Logopèdia - Coaching - Sexologia - Psicologia Forense 

[Web] www.psicologiagranollers.com
[Blog] psicologiagranollers.blogspot.com
[Twitter] @psicogranollers
[Facebook] www.facebook.com/PsicoGranollers

Plaça Arts 10 - 08401 Granollers

Deja de fumar YA!

Post más valorados en los ultimos 30 dias