Leo Kanner, el padre del autismo y de las “madres nevera”

de Autismo Diario 

Donald Triplett fue el primer paciente diagnosticado con autismo por Leo Kanner Foto: Miller Mobley/Redux

"Falta de contacto con las personas, ensimismamiento y soledad emocional". Así describía el médico vienés Leo Kanner a los niños con autismo en 1943. No era el primero que percibía los síntomas , pero sí que fue el primero que la diferenció de la esquizofrenia. La publicación de su libro "Autistic Disturbances of Affective Contact" (Trastornos Autísticos del Contacto Afectivo) en 1943 sembró los fundamentos, junto con el trabajo de Hans Asperger, del estudio moderno del autismo. Pero no todos son cumplidos para Kanner: también fue el responsable de la oscura teoría de "las madres nevera".
Primer estudio: 11 niños con características peculiares
Aunque fue el Doctor Eugen Bleurer quien utilizó por primera vez el término "autismo" en 1911 para describir a un grupo de niños "encerrados en sí mismos", considerándolo una perturbación básica de la esquizofrenia, fue Leo Kanner el que por primera vez lo señaló como un síndrome distinto. Estudió a once niños con características peculiares y los definió como "ensimismados y con severos problemas sociales, de comportamiento y en la comunicación"(1). Más tarde, en 1956, publicó junto a Leon Eisenberg un nuevo artículo, fruto del estudio de 120 nuevos casos.
Por su parte, Hans Asperger, también médico y vienés, realizó un estudio parecido en 1944, pero con un grupo diferente de niños. Esta vez, cuatro infantes atendidos en el Departamento de Pedagogía Terapéutica de la Clínica Pediátrica Universitaria de Viena. Tenían características similares a las descritas por Kanner, pero con una diferencia fundamental: podían hablar. Este síndrome se describió como 'de Asperger'.
Antes de estos trabajos se consideraba que los niños que presentaban este cuadro de síntomas sufrían un trastorno emocional o una disminución psíquica. Pero gracias a la descripción científica de Kanner, la primera de la historia, se empezó a reconocer el autismo como identidad. Las características aportadas continúan vigentes en la actualidad, y han contribuido, junto con el trabajo de Asperger, a fundamentar las bases del autismo moderno.
Luces y sombras en la descripción del autismo
Sin embargo, y a pesar de la importante contribución de Leo Kanner a la descripción del autismo, no todas sus premisas fueron acertadas. Su mayor equivocación tiene que ver con la oscura y equivocada teoría de las 'Madres Nevera'.
En los primeros 20 años del síndrome (de 1943 a 1963) se describe el autismo como un trastorno emocional producido por una inadecuada relación afectiva entre el niño y los padres. O lo que es lo mismo: los progenitores son demasiado 'fríos' en su relación con el pequeño, lo que conduce a que la personalidad del menor se trastorne o no se desarrolle normalmente.
¿Los motivos? Kanner fundamentaba esta teoría en que todos sus pacientes provenían de familias acomodadas: hijos de médicos, científicos, escritores, periodistas y artistas. Es decir, padres y madres 'demasiado ocupados en sus tareas profesionales' que mantenían una relación 'tibia' con sus hijos.
La mayor parte de culpa recaía sobre las madres: durante mucho tiempo prevaleció la creencia de que no sabían formar un vínculo adecuado de apego en las primeras etapas de la infancia temprana. Aunque no ha podido demostrarse científicamente, porque es falso (en la segunda etapa del autismo, entre 1963 y 1983, comienza a asociarse el autismo a trastornos neurobiológicos) hoy en día aún permanece esta idea en la visión popular del síndrome.
Los herederos del error de Kanner
En 1954 Kanner empezó a ver que su teoría de las 'Madres Nevera' no se sostenía. Se dio cuenta al ver que hermanos de niños con autismo, criados por los mismos padres "poco afectivos" no tenían casi nunca ningún problema en la conducta o en la forma de relacionarse con los demás. Pero no fue hasta 1971, tras casi 30 años sosteniendo este argumento, que desistió para siempre de este oscuro mito. Leo Kanner escribió el libro " En defensa de las madres" para restar el agravio que durante años se les había dado a estas madres a las cuales se les había asignado el cruel nombre de "Madres nevera". El problema vino porque, aunque Kanner aceptó su error, otros autores, como Bruno Bettelheim, volvieron a portar la bandera de esta absurda teoría térmica.
1.Revista electrónica Conrado: Principales tendencias en la atención psicoeducativa de niños (as), adolescentes y jóvenes con autismo. Vol.5 número 17. Fecha: 05/01/2009.
Noticias relacionadas:
  1. ¿Madres Nevera? o ¿la frialdad de un hombre? Bruno Bettelheim Aunque ya hace algún tiempo  se emitió este documental, pero...
  2. La Asociación de Padres y Madres Autismo Córdoba recibiran ayudas del ayuntamiento. El alcalde de Córdoba, Andrés Ocaña, acompañado de un nutrido...
  3. Madres de hijos con autismo y estrés El autismo es uno de los trastornos del desarrollo más...

Jaume Guinot - Psicoleg col·legiat 17674
Psicologia Granollers
Psicologia infantil- Psicologia adultos - Terapia de pareja- Psiconaturopatia - Psicopedagogia - Logopedia - Coaching -Sexologia - Terapia Breve sistemica - Psicologia Forense
Plaça Arts 10 08401-Granollers
Movil: 637425287
Atencio 24h 807505218
Web:http://www.psicologiagranollers.com
Blog:http://psicologiagranollers.blogspot.com
Twitter: psicogranollers

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu aportación

Deja de fumar YA!

Post más valorados en los ultimos 30 dias